Mundo
 

Progress 57 ancla en la ISS tras desastre del cohete Antares

Creciente dependencia de la NASA en firmas privadas; Orbital Sciences tiene un contrato por mil 900 mdd, la empresa investigará lo ocurrido con Antares, culpan a motores AJ26 de la era soviética que fueron importados en los 90.
Agencias
29 octubre 2014 20:13 Última actualización 30 octubre 2014 5:0
El cohete no tripulado Antares de la NASA explotó segundos después de su lanzamiento el martes en Virginia, mostraron imágenes de NASA TV.

El cohete no tripulado Antares de la NASA explotó segundos después de su lanzamiento el martes en Virginia, mostraron imágenes de NASA TV. (AP)

La nave rusa no tripulada de carga Progress 57 ancló con éxito a 418 kilómetros de altura en la Estación Espacial Internacional (ISS) ayer, para entregar casi tres toneladas de suministros a sus seis tripulantes, luego del desastre de un cohete Antares estadounidense segundos después de ser lanzado el martes en la isla Wallops de Virginia.

El vehículo robótico ruso se unió a la ISS a las 9:08 horas del este de Estados Unidos (13:08 GMT) después de un viaje de seis horas que empezó instalado en un cohete Soyuz en el Cosmódromo de Baikonur, Kazajstán.

El Antares de la empresa norteamericana Orbital Sciences Corporation habría transportado seis horas antes a la nave Cygnus, también construida por esa firma, para suministrar alimentos, equipos científicos y otros artículos a los astronautas de la estación, en lo que sería la tercera misión de reabastecimiento a la ISS de Orbital Sciences de acuerdo al contrato por mil 900 millones de dólares ––por un total de ocho vuelos–– que firmó con la Administración Nacional del Espacio y la Aeronáutica (NASA).

VUELO PROGRAMADO

El vuelo del Progress 57 ya estaba programado y Mike Suffredini, vocero del programa de la estación en la NASA, destacó que la misma cuenta con reservas suficientes para la primavera. Otra compañía estadounidense, SpaceX, también tiene un contrato de suministro, mientras que Japón utiliza sus propios Vehículos de Transferencia H-2.

No obstante, la falla del martes atraerá la atención sobre la creciente dependencia de la NASA en firmas privadas después del retiro de su Transbordador Espacial, pues espera que SpaceX y Boeing transporten astronautas a la ISS a partir de 2017. Las acciones de Orbital Sciences se hundieron 15 por ciento en las operaciones previas a la sesión bursátil en Nueva York, aunque el accidente no impedirá los planes de la compañía para fusionarse con Alliant Techsystems Inc, otro gigante del sector aeroespacial, comentaron analistas.

La investigación del accidente será encabezada por Orbital Sciences, al tiempo que la NASA y la Administración Federal de Aviación apoyarán los análisis. Voceros de la firma y de las agencias mencionadas señalaron que es muy pronto para aventurar hipótesis sobre las causas.

“En cuanto a los siguientes pasos para el Antares, no volveremos a volar hasta que entendamos las razones de fondo y las correcciones necesarias para garantizar que no pase otra vez”, indicó Frank Culbertson, vicepresidente de Oribital Sciences. Por la mañana, especialistas inspeccionaron la Instalación de Vuelo Wallops para buscar restos de las naves y se advirtió a los residentes de la zona que eviten el contacto con cualquier residuo potencialmente peligroso que encuentren en la playa o tierra adentro.

CULPAN A MOTORES RUSOS

Los motores AJ26 de la primera etapa del cohete Antares, cuya construcción se remonta a la era de los satélites Sputnik hace 40 años en la Unión Soviética, fueron señalados como posibles causas del estallido del proyectil de 14 pisos de altura, pues se había programado retirarlos del servicio activo debido a su antigüedad.

Orbital Sciences registró una falla en la prueba de un AJ26 en mayo en el Centro Espacial Stennis de Mississippi ––que podría estar relacionada con el desastre del miércoles–– y The Washington Post resaltó que entre 1969 y 1972, la URSS prácticamente abandonó su sueño de llevar cosmonautas a la Luna por el fracaso de cuatro lanzamientos del cohete N1 que empleaba dichos motores.

No obstante, la compañía con sede en Dulles, Virginia, compró en los años noventa la versión NK-33 para el cohete Atlas 5, que acabó instalado en los Antares.

Especialistas como Ion Musk, fundador de SpaceX, ya habían advertido del riesgo, que aceptó Frank Culbertson, vicepresidente de Orbital Sciences, al apuntar que “desafortunadamente” no hay opciones modernas en EU a la planta propulsora.

“el
Todas las notas MUNDO
Rusia y China piden a ONU investigar a Irak por armas químicas
Guía para entender cómo funciona el 'Obamacare'
Venezuela recurre a la ONU por medicamentos
Nueva York anuncia que brindará ayuda legal a inmigrantes
Ryan se queda corto en primera prueba presidencial de Trump
México no incurre en acciones injerencistas hacia Venezuela: SRE
Trump dice que sistema de salud "estallará" y se concentrará en reforma fiscal
¿Por qué es importante la ley de salud que promovió Trump?
Trump sufre su primer gran fracaso como presidente
Casa Blanca duda del éxito de la reforma de salud de Trump
La Unión Europea 'corre el riesgo de morir' sin ideales, advierte el Papa
Exdictador egipcio, Hosni Mubarak, liberado tras seis años de prisión
Acusan a Shell de ocultar riesgos por derrame en Nigeria
EU sanciona a empresas e individuos de 10 países por colaboración con Irán
Él es el "tipo amable" que causó terror en Londres
México prevé una sesión extraordinaria de la OEA sobre Venezuela
ISIS reivindica ataque contra una base militar rusa en Chechenia
Padre de copiloto de Germanwings cuestiona investigación
Muro de Trump, la tormenta política para compañías nerviosas
Dos nuevos detenidos por ataque en Londres
Perspectivas de crecimiento en EU no se reflejan totalmente en los mercados: Mnuchin
Inculpan a detenido en Amberes por actos de 'carácter terrorista'
Republicanos luchan por lograr apoyo a plan de salud tras ultimátum de Trump
Putin recibe a Marine Le Pen
Cumple la UE 60 años en medio de incertidumbre