Mundo

Primera operación de Trump contra Al Qaeda deja al menos 30 muertos

Aunque el Ejército de EU informó que murieron 14 militantes de Al Qaeda, médicos en el lugar informaron a Reuters que el saldo fue de al menos 30 fallecidos, entre ellos 10 mujeres y niños. Un soldado estadounidense también perdió la vida.
Reuters
29 enero 2017 18:30 Última actualización 29 enero 2017 19:7
(Reuters)

Soldados del ejército de Yemen patrullan la zona cercana a la ciudad de al-Mokha. (Reuters)

Un soldado estadounidense murió y otros tres resultaron heridos durante un ataque en la madrugada del domingo a militantes de Al Qaeda en el sur de Yemen, la primera operación militar autorizada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El Ejército de ese país informó que murieron 14 militantes de Al Qaeda, pero médicos que estuvieron en el lugar dijeron a Reuters que los muertos fueron alrededor de 30, entre ellos 10 mujeres y niños.

Dos soldados estadounidenses fueron heridos cuando una aeronave que acudió a evacuar a un comando lastimado fue atacada y debió ser "destruida a propósito en el lugar", informó el Pentágono.

El nuevo presidente de Estados Unidos dijo que la operación fue un éxito y que se reunió información que ayudará al país a luchar contra el terrorismo.

"Los estadounidenses estamos tristes esta mañana por la pérdida de un heroico miembro de nuestras fuerzas en la lucha contra el malvado islamismo radical", dijo Trump en un comunicado.

Por su parte, el grupo islamista informó que en el ataque murió Abdulraoof al-Dhahab, un importante jefe de la rama yemení de Al Qaeda, junto a otros militantes. Uno de los menores muertos fue Nora, una hija de ocho años de Anwar al-Awlaki, un clérigo radical yemení-estadounidense muerto durante un ataque aéreo estadounidense en Yemen en 2011, según el abuelo de la niña.

Un mando de la defensa estadounidense dijo que el ataque fue aprobado por Trump. El presidente Barack Obama fue informado del ataque antes de dejar el cargo el 20 de enero, pero por razones operativas no estuvo listo para ejecutarse antes de su partida, según el funcionario, que no estaba autorizado para dar más detalles de los anunciados por el Pentágono y que pidió no ser identificado.