Mundo

Presidente sirio reitera que no dejará el poder

12 febrero 2014 4:31 Última actualización 18 mayo 2013 16:39

 [Reuters] Rusia y EU tratarán de llevar a la mesa de negociaciones al régimen sirio y la oposición para buscar una solución pacífica al conflicto. 


 
AP
 
Beirut.- El presidente sirio Bashar Assad dijo este sábado en una entrevista con un periódico que no va a renunciar y en lugar de ello va a "enfrentar la tormenta", lo que generó más dudas sobre una nueva gestión de Estados Unidos y Rusia para conseguir que Assad y sus oponentes negocien el fin de la guerra civil.
 
En Damasco, en tanto, una poderosa explosión sacudió el barrio de Ruken al-Deen, matando a tres personas e hiriendo a cinco, dijo la televisión estatal siria. Agregó que el estallido fue causado por un coche bomba y que expertos desmantelaban otros explosivos en el área.
 
En el frente diplomático, la oposición política siria ha dicho que cualquier transición debe llevar a la salida de Assad. Sin embargo, el presidente sirio le dijo al diario argentino Clarín que no saldrá del puesto antes de elecciones, e insinuó que pudiera presentarse a otro término.
 
Los comentarios de Assad fueron los primeros sobre su futuro político desde que Estados Unidos y Rusia acordaron este mes que tratarán de llevar a la mesa de negociaciones al régimen sirio y la oposición para buscar una solución pacífica al conflicto. Esa reunión está prevista para el mes próximo, pero no se ha fijado una fecha aún, y ni Assad ni la Coalición Nacional Siria, el mayor grupo opositor, se han comprometido a asistir.
 
Las declaraciones del presidente sirio resaltan las dificultades que Washington y Moscú enfrentan para conseguir que las dos partes lleguen a un acuerdo sobre los términos de las negociaciones.
 
Más de 70,000 personas han muerto en la guerra civil, que ha desplazado también a millones. El conflicto comenzó en marzo del 2011 como una serie de protestas pacíficas contra Assad pero se ha convertido en una guerra civil.
 
Assad ha dicho que quienes tratan de derrocarle son terroristas apoyados por el extranjero. Muchos en la oposición dicen que no se puede esperar que el presidente y sus colaboradores negocien de buena fe cuando han reprimido brutalmente protestas pacíficas.
 
En sus comentarios al Clarín, Assad se comparó a sí mismo con un capitán de barco en medio de mares turbulentos en Siria. "El país enfrenta una crisis y cuando un barco enfrenta una tormenta, el capitán no lo abandona", dijo.
 
Un fragmento de audio de la entrevista fue colocado en el portal del periódico argentino.
 
En tanto, una ola de secuestros de represalia entre grupos milicianos islámicos en la ciudad siria de Alepo amenazaba desencadenar luchas internas entre los mismos rebeldes después de choques que dejaron por lo menos cuatro muertos esta semana, dijeron este sábado activistas.
 
Una coalición de grupos rebeldes conocida como Consejo Judicial acusó a otra facción opositora armada, Ghurabaa al-Sham, de saquear fábricas en el sector industrial de Alepo, dijo Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. Alepo, la mayor ciudad siria y centro comercial del país, está dividida en zonas controladas por el gobierno y otras por los rebeldes.
 
Toda lucha intestina entre los insurgentes en la ciudad podría ser aprovechada por el régimen, que trata de empañar la imagen de la oposición, al afirmar que está dominada por extremistas vinculados a la red de al-Qaida.