Mundo

Por "tensiones", piden
a primer ministro turco aplazar viaje a Dinamarca

El primer ministro de Dinamarca Lars Loekke pidió a su homólogo turco Binali Yildirim posponer su visita al país europeo, la cual estaba programada para el 20 de marzo, puesto que no podría tener lugar a raíz del ataque que hizo contra Holanda.
AP
12 marzo 2017 15:11 Última actualización 12 marzo 2017 16:22
turquía

No quedó claro para cuándo sería reprogramada la visita de Yildirim. (Bloomberg)

El primer ministro de Dinamarca pidió a su homólogo turco Binali Yildirim que posponga una visita prevista debido a las actuales "tensiones" entre Ankara y Holanda, luego del intento de ministros turcos de hacer campaña política ante comunidades turcas en suelo holandés.

La emisora pública danesa DR precisó que Yildirim planeaba visitar el país el 20 de marzo, pero el primer ministro Lars Loekke Rasmussen anunció en una declaración separada que tal visita no podría tener lugar a la luz del "actual ataque turco contra Holanda".

"En circunstancias normales, sería un placer dar la bienvenida al primer ministro turco", explicó Rasmussen. Añadió que el gobierno danés estaba también "muy preocupado" por los acontecimientos políticos en Turquía.

No quedó claro por el momento para cuándo sería reprogramada la visita de Yildirim.

1
 

 

Rassmussen


Por otra parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, solicitó a las organizaciones internacionales que "levanten la voz" contra Holanda después de que su gobierno expulsara del país a un ministro turco y le impidió la entrada a otro.

Durante un acto de campaña el domingo antes de un referéndum sobre la ampliación de los poderes de su oficina, Erdogan también pidió a las organizaciones internacionales que sancionen a Holanda.

Erdogan reiteró que se le hará "pagar" a Holanda por el trato que le dispensó a los ministros turcos y advirtió que hasta entonces no habría reconciliación con el país, también aliado en la OTAN. No entró en detalles.

Tras el enfrentamiento diplomático sin precedentes entre Holanda y Turquía, el primer ministro holandés, Mark Rutte, dijo el domingo que buscará controlar los daños originados por los incidentes del fin de semana, cuando impidió que dos ministros de Ankara hicieran campaña para un referéndum constitucional en Turquía. Los ministros planeaban hablar ante ciudadanos de origen turco que viven en Holanda.

El veto de Rutte, que se produjo dos días después de que varias municipalidades alemanas cancelaran manifestaciones en las que iban a intervenir ministros turcos, llevó al presidente Erdogan a acusar el sábado a Holanda de "remanentes nazis".

1
 

 

Rutte


Al mismo tiempo, Turquía mantiene su intención de hacer campaña con ciudadanos de origen turco que viven en países de la Unión Europea antes de un referéndum que busca ampliar los poderes de Erdogan.

Después de que las autoridades holandesas le impidieran aterrizar en el país el sábado, el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, participó en un acto multitudinario en la ciudad francesa de Metz, donde el gobierno no pone impedimentos a la presencia de cargos turcos en los mítines.

Holanda dijo que el intento de Turquía de hacer campaña en el país tocó una fibra sensible para la población holandesa, aunque cientos de miles tienen raíces tucas y muchos siguen comprometidos con la nación de sus ancestros.

"El mayor problema en este caso es que Turquía está hablando de ciudadanía turca con quienes ellos quieren", informó Rutte. "Estos son ciudadanos holandeses que posiblemente tienen también derecho a votar en Turquía".

La disputa diplomática se produce en un momento complicado para Holanda, que celebra elecciones nacionales el miércoles, y donde los temas sobre la identidad holandesa y las relaciones con las comunidades de inmigrantes y el islam están en el centro de la contienda política. En una ajustada carrera electoral, tanto el partido de Rutte como el del populista Geert Wilders podrían obtener la mayoría los comicios.

1
 

 

erdogan


Según Rutte, para su gobierno es importante no ceder a la presión turca, especialmente luego de que Ankara amenazó con sanciones si no se permitía la entrada de sus ministros.

"Turquía es una nación orgullosa; Holanda es una nación orgullosa. Nunca podremos hacer negocios bajo este tipo de amenazas y chantaje", informó Rutte, que agregó que su gobierno seguirá trabajando para reducir la tensión allá donde pueda.

"Si los turcos deciden una escalada, tendremos que reaccionar, pero haremos todo lo posible para desacelerar (el conflicto)", apuntó.

El presidente turco se ratificó el domingo en su acusación de "nazismo y fascismo" contra el gobierno holandés y dijo que solo ese tipo de gobiernos prohíben el ingreso de ministros extranjeros.

En un discurso televisado en vivo, Erdogan explicó además que Holanda "pagará el precio" por sacrificar sus lazos con un aliado de la OTAN en favor de sus elecciones.


Turquía tomará represalias por la expulsión de su ministra de Políticas Familiares y Sociales.

"He dicho que pensaba que el nazismo se había acabado, pero estaba equivocado. El nazismo está vivo en Occidente", dijo Erdogan.

La ministra turca de Políticas Familiares y Sociales, Fatma Betul Sayan Kaya, fue escoltada de regreso a la frontera con Alemania tras un largo enfrentamiento en el exterior del consulado turco en Rotterdam el sábado en la noche.

La policía de Rotterdam dijo que detuvo a 12 personas cuando la protesta en el exterior del inmueble derivó en disturbios.

Los arrestos, todos por supuesta violencia y delitos de orden público, se produjeron cuando los manifestantes arrojaron botellas y piedras a los agentes en la madrugada del domingo, explicó la portavoz de la policía, Patricia Wessels. Las autoridades respondieron cargando con palos y con un cañón de agua.

Siete personas resultaron heridas en el breve estallido de violencia, incluyendo un policía que se rompió una mano, explicó Wessels.