Mundo

Por ébola, aprueba ONU misión de emergencia con 49 mdd

Al menos  un estudio en Estados Unidos indica que los perros y otros animales pueden contagiarse; En tanto, España trata de contener el ébola y analiza fallas.
Agencias
07 octubre 2014 21:15 Última actualización 08 octubre 2014 5:0
Enfermera Española se contagia

España refuerza las acciones para contener el ébola. (Archivo)

Una comisión de Naciones Unidas aprobó 49 millones de dólares en fondos para una misión de emergencia sin precedente, a fin de combatir el ébola. Es la primera misión que ha creado la ONU en respuesta a una crisis de salud pública, ya que según la Organización Mundial de la Salud, el mal ha matado a más de 3 mil 400 personas en el occidente de África.

De su lado, el Pentágono prevé destinar 750 millones de dólares para frenar el avance del virus dentro de una operación que involucra a casi 4 mil soldados norteamericanos, informó el jefe del Comando África, general David Rodríguez.

“Detener la propagación de la enfermedad es la misión fundamental”, indicó Rodríguez. Por ello, el Departamento de Defensa solicitó 750 millones de dólares para su operación, con el objetivo de que al menos 70 por ciento de los contagiados sean diagnosticados y puestos en cuarentena y tratamiento.

En tanto, el gobernador del estado de Connecticut, Dannel P. Malloy, declaró una emergencia de salud pública por el ébola. Según el mandatario, la medida fue aprobada por precaución, ya que hasta ahora ningún caso del virus ha sido detectado en la entidad, al noreste de la Unión Americana.

ESPAÑOLES TRATAN DE CONTENER EL ÉBOLA

España investiga qué mecanismos de seguridad fallaron para que una enfermera se contagiara de ébola en Madrid. El gobierno trata ahora de contener un posible brote del virus y decidió aislar a dos personas sospechosas de estar infectadas, así como poner bajo vigilancia médica a otras 50. La determinación de evitar el avance del mal llevó a las autoridades a ordenar el sacrificio del perro mascota de la paciente; los próximos 21 días, considerados el periodo máximo de incubación, serán claves.

El gobierno admitió que la enfermera cambió el pañal del sacerdote Manuel García Viejo ––infectado con el virus–– y recogió la habitación tras su muerte después de regresar de África Occidental. Pero aseguró que llevaba el traje biológico protector e inició una investigación para identificar el foco de contagio. Otras dos personas se encuentran en aislamiento en el hospital Carlos III, centro de referencia para el tratamiento de enfermedades infecciosas en la capital española.

Una es el marido de la enfermera, que no presenta síntomas. Un grupo de 22 individuos, entre familiares directos y personal médico que asistió a la paciente, se halla bajo supervisión, igual que el equipo de 30 profesionales que participó en la atención a García Viejo.