Mundo

Popularidad de Putin trepa por Ucrania

A 10 años de la llegada del ex espía de la KGB a la presidencia de Rusia, el 82% de los rusos lo aprueban, siendo éste su nivel más alto desde finales de 2010.
Reuters
07 mayo 2014 13:15 Última actualización 07 mayo 2014 13:15
Vladimir Putin

La intromisión en Crimea hizo a Putin alcanzar el nivel más alto de sus dos anteriores periodos como presidente. (Reuters)

MOSCÚ. Putin, quien celebra una década en la presidencia de Rusia, es visto por los rusos como inteligente, competente, experimentado, decidido y atractivo pese a las tensiones con Occidente por Ucrania y una reducción del crecimiento económico.

Los más recientes sondeos revelan que Putin ha usado exitosamente la crisis en Ucrania y confrontación con Occidente para ganar apoyo en su país.

Un sondeo de fines de abril de la encuestadora independiente Levada dijo que el apoyo al ex espía de la KGB se situaba en un 82 por ciento, su nivel más alto desde finales de 2010.

En tanto, la consultora VTsIOM, que es financiada por el estado, dijo el mes pasado que entre el 61 y 66 por ciento confiaba en Putin, el valor más alto dese al menos enero de 2006. En contraste sólo el 3 por ciento apuntó desconfiar de su mandatario, el nivel más bajo desde noviembre del 2010.

De acuerdo con dicha consultora, los rusos apreciaban a su presidente por su actitud decidida, su inteligencia, competencia y experiencia entre otros factores.

Al respecto indicó que el 8 por ciento estaba influenciado positivamente por el aspecto físico de Putin, de 61 años, quien ha aparecido en televisión recientemente cazando, nadando y montando a caballo, a veces con el torso desnudo.

Pero los sondeos muestran que la crisis en Ucrania fue la encargada de llevar la popularidad de Putin al récord de sus primeros dos períodos en el Kremlin en 2000-2008, cuando gobernó durante un boom económico.

Con la anexión de Crimea -entregada a Ucrania en 1954 por el entonces líder soviético Nikita Khrushchev-, Putin ha tocado el orgullo nacional de los rusos y un sentimiento extendido de que la península del Mar Negro era rusa de todos modos.