Mundo

Policía tunecina mata a un islamista en medio de crisis política

10 febrero 2014 4:59 Última actualización 04 agosto 2013 10:36

[Reuters] 


Reuters

Túnez.- La policía disparó y mató a un islamista en Túnez y detuvo a varios supuestos militantes el domingo, dijeron un responsable y testigos, mientras el Gobierno lidia con una creciente crisis política y de seguridad.

En las últimas dos semanas se ha producido un incremento en los ataques de insurgentes islamistas en el país del norte de África, y el viernes las fuerzas de seguridad lanzaron potentes ataques aéreos y de artillería contra escondites de milicianos cerca de la frontera con Argelia.

La nación también está sumida en una crisis política mientras la oposición laica trata de derrocar al Gobierno, dirigido por islamistas moderados.

El sábado, decenas de miles de tunecinos salieron a la calle en una demostración de fuerza a favor del Gobierno. La oposición prometió superar esos números en una manifestación el domingo.

El responsable del Ministerio del Interior, Lotfi Hidouri dijo que el tiroteo tuvo lugar el domingo cuando la policía registró una casa donde los milicianos escondían armas en el distrito Kabaria de Túnez. "La policía mató a un terrorista y detuvo a otros cinco", dijo.

Unos testigos dijeron que la policía también detuvo a varios radicales salafistas, que son sospechosos de tener vínculos con grupos milicianos, en la población de Sbitla, al norte de la capital.

Un testigo dijo que decenas de salafistas se concentraron en la sede de la Policía en Sbitla para protestar contra las detenciones y que los agentes dispararon al aire para dispersarlos.

En la última semana, la explosión de un dispositivo junto a un camino y un coche bomba cuyo objetivo eran las fuerzas de seguridad supusieron los primeros ataques de este tipo en la capital. Nadie resultó herido.

"MODELO" EN CRISIS

El país, una vez considerado un modelo entre las democracias incipientes de la Primavera Árabe, afronta su peor crisis desde que los tunecinos derrocaron al autócrata Zine el-Abidine Ben Ali y desataron una ola de levantamientos en toda la región.

La oposición, encolerizada por el asesinato de dos de sus integrantes y animada por la repercusión del derrocamiento del presidente egipcio Mohamed Mursi, ha estado protestando a diario.

Ha acusado a Ennahda de estar vinculado o tolerar los ataques islamistas. El partido lo niega y ha calificado los ataques recientes de terroristas.

Decenas de miles de tunecinos abarrotaron la plaza Kasbah el sábado en una demostración de fuerza de Ennahda, gritando "No a los golpes, sí a las elecciones". Fue una de las manifestaciones más importantes desde la revolución de 2011.

Además de la manifestación del domingo, la oposición planea otra concentración mayor el miércoles para conmemorar la muerte del político Chokri Belaid, que falleció tiroteado hace seis meses.