Mundo

Policía expulsa a nativos del Amazonas por Mundial 2014

12 febrero 2014 4:56 Última actualización 22 marzo 2013 13:33

  [Reuters] Los indígenas se ubicaban en los terrenos del Museo Indígena por lo que retrasaban los trabajos de construcción.   



Reuters

La policía de Río de Janeiro expulsó a una veintena de indígenas brasileños de un antiguo museo que será demolido para despejar las áreas adyacentes del legendario estadio Maracaná, la sede principal del Mundial de Fútbol 2014.

Los indígenas, de diferentes etnias del Amazonas, habían residido en los terrenos del Museo Indígena desde 2006 y se han resistido a su demolición, lo que ha provocado más retrasos a los trabajos de los complejos deportivos.

Brasil está cerca de los plazos límite para la entrega de los recintos en los que desarrollará el Mundial, un evento deportivo con el que el país sudamericano quiere mostrar su estatus de potencia emergente.

Pero también es un desafío para su deficiente infraestructura, que podría convertirse en motivo de vergüenza.

El portavoz del coronel de policía Frederico Caldas dijo que su fuerzas intentó negociar y decidió irrumpir en los terrenos después de que los ocupantes ilegales prendieron fuego al edificio del museo, abandonado desde 1970.

Originalmente, el área del museo fue pensada como un área de estacionamientos para el estadio, pero después de protestas las autoridades de Río decidieron construir un museo deportivo en el lugar. Los indígenas fueron llevados a viviendas alternativas entregadas por la ciudad.

La final de la Copa de Mundo del 2014 se jugará en el estadio Maracaná, de acuerdo a lo previsto. Pero los trabajos de la remodelación del recinto con capacidad para 80.000 personas están retrasados y la ciudad ahora espera recibir la aprobación de la FIFA el 24 de mayo.

Esa fecha es apenas nueve días antes de que el estadio sea probado con un partido amistoso entre Brasil e Inglaterra el 2 de junio.