Mundo

Policía belga realiza siete redadas y detiene a una persona

Las redadas se realizaron a familiares directos y amigos de Bilal Hadfi, , uno de los terroristas suicidas que detonó una bomba en las inmediaciones del Estadio de Francia; la policía belga no informó la identidad del detenido. 
Notimex
19 noviembre 2015 7:15 Última actualización 19 noviembre 2015 7:15
Bélgica atentados Paris

(Reuters)

BRUSELAS. La policía belga detuvo a una persona en el marco de siete redadas relacionadas con Bilal Hadfi, uno de los terroristas suicidas que detonó una bomba en las inmediaciones del Estadio de Francia, en París, el pasado viernes.

Las operaciones policíacas en el barrio de Molenbeek y otras cuatro localidades de la capital belga empezaron de madrugada y aún no habían concluido sobre las 2:00 de la tarde locales.

Las redadas se realizaron a familiares directos y amigos de Hadfi, explicó Eric Van Der Sypt, portavoz de la fiscalía belga, sin desvelar la identidad de la persona detenida.

“Estamos verificando su identidad y enseguida determinaremos si puede ser considerada como sospechosa o testigo”, dijo.

Por otra parte, el vocero afirmó que las redadas “no tienen relación directa con los atentados de París”.

“Se enmarcan en una investigación judicial iniciada a principios de 2015, cuando Hadfi viajó a Siria” para luchar junto al grupo extremista Estado islámico, señaló.

Hadfi, un belga de origen marroquí de 20 años, era un estudiante de electricidad que fumaba cigarrillos y cannabis y asistía a partidos de fútbol antes de radicalizarse, en 2014.

En febrero pasado dijo a su madre, Fatima, que viajaría a Marruecos para visitar la tumba de su padre, pero en realidad el viaje le llevaría a los rangos del EI en Siria.

Hasta entonces, Hadfi vivía con la madre, la hermana y los dos hermanos en un departamento social del centro de Bruselas.

Diez días antes de los atentados de París, Fatima concedió una entrevista al diario belga La Libre Belgique en la que describió a su hijo menor como “una olla de presión” que podría “estallar de un día al otro”.

También afirmó que llevaba tres meses sin noticias de su hijo y que temía recibir un mensaje telefónico anunciando su muerte en combate en el país árabe.