Mundo

Plan de Cameron para referéndum británico sobre la UE, fracasa

Los liberal demócratas bloquearon la legislación que permitiría celebrar un referendo en 2017; el revés también daña intentos del premier para persuadir a votantes y legisladores para que no se pasen al Partido de la Independencia del Reino Unido, que exige un retiro inmediato de la UE y está logrando niveles históricos de apoyo, según encuestas.
Reuters
29 octubre 2014 8:46 Última actualización 29 octubre 2014 8:46
David Cameron

El primer ministro de Reino Unido fracasó en su intento de ley que permita la realización de un referendo sobre la permanencia de su país en la Unión Europea. (Reuters)

LONDRES. Las esperanzas del primer ministro británico, David Cameron, de convertir en ley su promesa de un referendo sobre la pertenencia de su país a la Unión Europea fracasaron después de que parlamentarios dijeran que sus socios de coalición, los liberal demócratas, bloquearon la legislación.

Cameron quiere renegociar los lazos del Reino Unido con Europa y celebrar un referendo en 2017, pero los liberal demócratas y el opositor Partido Laborista creen que una votación sería desestabilizadora.

Ambas formaciones aseguran que solo celebrarían un plebiscito si el balance de poder en el bloque se altera de forma significativa.

La noticia del fracaso, que llegó tras la celebración de negociaciones privadas, no impedirá que Cameron celebre una consulta si gana las elecciones de 2015, pero irritará a los rebeldes euroescépticos dentro de su Partido Conservador, amenazando la unidad al interior de la formación.

El revés también dañará los intentos de Cameron de persuadir a votantes y legisladores para que no se pasen al Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), que exige un retiro inmediato de la UE y está logrando niveles históricos de apoyo, según las encuestas.

Cameron confiaba en lograr la aprobación de leyes que garanticen un referendo en 2017 a través de un proyecto presentado de forma privada por uno de sus legisladores, una ruta poco ortodoxa que evita la necesidad de contar con el apoyo de sus socios de coalición.

Los liberal demócratas aseguraron en un principio estar dispuestos a dejar que los legisladores voten aunque no les gusta el proyecto, pero esta postura fue descartada después.

"Los liberal demócratas han matado nuestras posibilidades de convertir en ley un referéndum para salir o quedarnos en la Unión Europea en 2017", dijo el diputado conservador Bob Neill, patrocinador del proyecto.