Piloto de accidente en EU ya había chocado
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Piloto de accidente en EU ya había chocado

COMPARTIR

···
Mundo

Piloto de accidente en EU ya había chocado

10/08/2013

 
AP

Connecticut.- El accidente de un avión en el que murieron cuatro personas en un vecindario de Connecticut no fue el primero que sufría el piloto, un ex ejecutivo de Microsoft que llevaba a su hijo adolescente a una gira por las universidades de la costa este estadounidense.

El piloto, Bill Henningsgaard, murió junto con su hijo, Maxwell, así como dos niños que estaban en la casa sobre la que cayó el viernes el pequeño avión de hélice. Se extrajeron cuatro cadáveres de entre los escombros, los cuales fueron enviados a la oficina del médico forense de Connecticut para que los identificaran.

La policía de East Haven dio a conocer el sábado los nombres de las víctimas del choque, incluido Henningsgaard, de 54 años, de Medina, Washington; su hijo de 17 años; Sade Brantley de 13 años y Madisyn Mitchell, de un año, estos dos últimos residentes de la casa de East Haven sobre la que se desplomó el avión.

Patrick Murray, investigador de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés), dijo el sábado que la nave se desplazaba con el fuselaje invertido —las alas hacia abajo y el tren de aterrizaje hacia arriba— cuando chocó contra una casa mientras descendía a un ángulo de inclinación de unos 60 grados. Indicó que el piloto efectuaba su primer acercamiento al aeropuerto y no declaró una emergencia antes de estrellarse.

En una conferencia de prensa en New Haven, dijo que después de retirar los escombros y antes de analizar ningún dato, "no tenemos ningún indicio de que el avión tuviera algún problema".

Se espera que la NTSB emita un informe preliminar en 10 días hábiles. Uno más profundo podría llevar hasta nueve meses.

Henningsgaard, un filántropo muy apreciado, volaba un avión pequeño a Seattle en 2009 junto con su madre cuando el motor se paró. Cayó sobre el río Columbia en Washington y ambos fueron rescatados.

"Me obligué a confrontar el hecho de que la situación a la que cualquier piloto le teme —una emergencia en el aire— estaba ocurriendo en ese momento, con mi madre en el avión", escribió en un blog días después.

En el choque en Connecticut, Henningsgaard dirigía la nave de 10 plazas, una Turbo Commander 690B marca Rockwell International, rumbo al aeropuerto Tweed New Haven en medio de la lluvia justo antes del mediodía cuando el avión chocó contra dos viviendas pequeñas, que se vieron envueltas en llamas. El ala izquierda se alojó en una casa y la derecha en otra.