Mundo

Pide Pensilvania una orden federal que detenga huelga de trenes

El gobernador Tom Corbett dijo que quiere que Obama nombre una junta de emergencia para mediar en la disputa de contrato entre la Autoridad del Transporte del Sur de Pensilvania y sus sindicatos de maquinistas y electricistas.
Associated Press
14 junio 2014 17:1 Última actualización 14 junio 2014 17:3
Medios de transporte

La última huelga del transporte en Filadelfia, en 1983, duró más de tres meses. (Bloomberg/Archivo)

FILADELFIA.- El gobernador de Pensilvania Tom Corbett le pidió al presidente Barack Obama este sábado que intervenga para resolver una huelga de trenes urbanos en la sexta área metropolitana más grande del país y forzar a los trabajadores a regresar a sus puestos.

El gobernador republicano dijo que quiere que Obama nombre una junta de emergencia para mediar en la disputa de contrato entre la Autoridad del Transporte del Sur de Pensilvania y sus sindicatos de maquinistas y electricistas. Cuatrocientos trabajadores se decretaron en paro la medianoche del viernes.

"El público en Filadelfia y las áreas circundantes espera y se merece un sistema eficiente y seguro de trenes para viajar a sus trabajos, escuelas, citas médicas y recreación", dijo Corbett en una declaración. "Llamo a ambas partes a trabajar juntos, encontrar puntos de acuerdo y dar prioridad a los pasajeros en sus discusiones".

Si Obama atiende a la petición, los trabajadores deberán regresar a sus labores de inmediato y las dos partes deberán proseguir negociaciones, dijo Corbett.

Los sindicatos programaron una conferencia de prensa para el sábado por la tarde y declinaron comentar antes.

La huelga paralizó 13 líneas de trenes que transportan a pasajeros entre Filadelfia y los suburbios, el aeropuerto internacional de Filadelfia y Nueva Jersey. El metro, los trolebuses y autobuses continúan circulando.

El paro comenzó luego que negociaciones entre la agencia de tránsito y los sindicatos no alcanzaron un acuerdo sobre un nuevo contrato el viernes. No estaban programadas nuevas negociaciones.

La última huelga del transporte en Filadelfia, en 1983, duró más de tres meses.

"Espero que no dure tanto. No pienso que vaya a ser así, pero no sé cuánto nos tomará encontrar una posición común — si existe", dijo Stephen Bruno, vicepresidente de la Hermandad de Ingenieros y Maquinistas de Locomotoras.

Los huelguistas buscan un aumento salarial de al menos 14,5% en cinco años — 3% más que lo ofrecido por la agencia de tránsito, dijo.