Peruanos salen a las calles para rechazar indulto a Fujimori
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Peruanos salen a las calles para rechazar indulto a Fujimori

COMPARTIR

···
Mundo

Peruanos salen a las calles para rechazar indulto a Fujimori

Unos 5 mil manifestantes recorrieron las principales calles en Lima con pancartas en contra del indulto y mostrando fotos de víctimas de los abusos durante la presidencia de Alberto Fujimori en la década de 1990.

Reuters
28/12/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

LIMA.- Miles de personas en Perú marchaban en rechazo al indulto otorgado por el mandatario Pedro Pablo Kuczynski al expresidente Alberto Fujimori, en la mayor protesta contra ambos líderes desde que se anunció el controvertido perdón en la víspera de Navidad.

Al menos 5 mil manifestantes que acudieron al llamado de organismos de derechos humanos, intelectuales y grupos de izquierda, recorrían las principales calles en Lima en dirección al Palacio de Justicia portando pancartas en contra del indulto y mostrando fotos de víctimas de los abusos durante la presidencia de Fujimori en la década de 1990.

Kuczynski, un exbanquero de Wall Street, concedió el domingo en la víspera de Navidad el indulto a Fujimori, de 79 años, lo que generó celebraciones entre sus simpatizantes y reclamos de sus detractores.

La protesta podría calibrar el impacto que ha generado la decisión del presidente, cuyo gobierno de centroderecha parece haberse debilitado en medio de fuertes críticas a nivel local e internacional por la forma cómo se produjo el indulto.

Observadores y políticos de oposición dicen que el perdón fue producto de una negociación política, porque tres días antes Kuczynski logró eludir una destitución en el Congreso gracias a los votos de una corriente liderada por el hijo de Fujimori rechazando la moción.

"Estoy marchando por este atropello, por este insulto que sentimos con el indulto del dictador Fujimori", dijo Milagros Reboyo, una estudiante universitaria de 26 años. "Kuczynski y Fujimori son de la misma calaña porque son de derecha y han traicionado al pueblo", añadió.

,,




El Gobierno de Kuczynski ha negado cualquier negociación en torno al polémico indulto.

"Esencialmente es porque el país no puede seguir dividido en luchas políticas, que sólo nos retrasan para continuar avanzando como país", dijo la oficina de la Presidencia en un comunicado.

Indignación pública

En la marcha pacífica que se extendía por varias cuadras del centro capitalino, los manifestantes exhibían banderas peruanas y portaban pancartas que decían "Fujimori rata" y "los jóvenes tenemos memoria", mientras columnas de efectivos de la policía avanzaban al costado para resguardar la seguridad.

El indulto conmutó la condena de 25 años de cárcel que recibió Fujimori por abusos de derechos humanos y corrupción y también lo liberó de otros juicios que pudiera tener pendiente, como el asesinato de seis campesinos en 1992 por parte de un grupo militar que actuaba en las sombras durante su gobierno.

"Este es el inicio de un Gobierno lobista en complicidad con el fujimorismo (...) el indulto es anticonstitucional, se han vulnerado todos los derechos en Perú porque se ha perdonado a un presidente criminal y corrupto", dijo David Ascenso Rosales, un manifestante de 47 años que trabaja para una empresa gráfica.

En la víspera, Kuczynski dijo que está trabajando en la conformación de un nuevo gabinete de "reconciliación", en momentos en que las críticas también se han extendido a nivel internacional.

"Estamos horrorizados por esta decisión. Es una bofetada para las víctimas y los testigos, cuyo compromiso incansable le llevó ante la justicia", dijo un comunicado el jueves de un grupo de expertos en derechos humanos de Naciones Unidas.

No sólo Kuczynski ha llamado a la reconciliación, también el mismo Fujimori, quien en un mensaje en video pidió perdón "de todo corazón" a los peruanos, en un aparente intento por cerrar las heridas del país tras la guerra interna de hace dos décadas.

El exmandatario seguía internado en cuidados intermedios de la Clínica Centenario Peruano Japonesa, donde decenas de manifestantes llegaron con carteles para brindarle su apoyo.