Mundo

Morales culpa de su derrota a las redes y a la guerra sucia

El presidente de Bolivia dijo el pueblo no quiere una modificación a la Constitución también aaseguró que en esta "revolución" han perdido una pequeña batalla, pero no la guerra. 
Agencias
24 febrero 2016 9:11 Última actualización 25 febrero 2016 5:0
El presidente de Bolivia, Evo Morales emitir su sufragio en Villa 14 de Septiembre, en la región del Chapare, Bolivia, (AP)

El presidente de Bolivia, Evo Morales emitir su sufragio en Villa 14 de Septiembre, en la región del Chapare, Bolivia, (AP)

LA PAZ.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, reconoció su derrota en las urnas, un día después de que el Tribunal Supremo Electoral declarara ganador por tres puntos al “No” a la reforma constitucional que le habría permitido postularse a un cuarto periodo consecutivo en 2019.

Culpó de su fracaso a la “guerra sucia” de la oposición y a las redes sociales, pero afirmó que “respetamos los resultados del referendo”.

Dijo que “vamos a evaluar los mensajes de las redes sociales, donde las personas no se identifican y hacen daño a Bolivia”. Señaló que “las redes hacen que todo se vaya por la alcantarilla y pueden tumbar gobiernos”.

En conferencia de prensa en el palacio presidencial, Morales afirmó que “el pueblo no quiere una modificación a la Constitución, pero no es un voto contra el proceso de cambio. No ganó el neoliberalismo. No somos un gobierno más, somos una revolución y en esa revolución hemos perdido una pequeña batalla, pero no la guerra. No estamos derrotados. La lucha sigue con más fuerza”.

El “No” logró 51.30 por ciento y el “Sí” 48.70 por ciento.

Los escándalos de corrupción, el cansancio del electorado y una crisis económica que ya deja sentir sus efectos, debilitaron la credibilidad del primer presidente indígena del país, según analistas.

Uno de los casos que más dañó la imagen de Morales es el de Gabriela Zapata, con la que tuvo que reconocer un romance y un hijo que falleció. El tema es que Zapata es “lobista” de la empresa china CAMC.

La firma logró contratos públicos por 560 millones de dólares y el caso es investigado en el Congreso.

También se vio golpeado por un escándalo que involucra a líderes campesinos, algunos cercanos a él, investigados por un fraude de 2.5 millones de dólares a un fondo de fomento.

“pfp"