Mundo

Peña impulsará en EU matrícula consular como documento migratorio 

El presidente Enrique Peña Nieto comienza hoy su primera visita oficial a Estados Unidos durante la cual se reunirá con su homólogo Barack Obama; de acuerdo a fuentes diplomáticas, el objetivo del mandatario mexicano es lograr que la matrícula consular sea aceptada para regularizar a inmigrantes.
Roxana González
04 enero 2015 20:28 Última actualización 05 enero 2015 5:0
El encuentro Peña-Obama se da en un momento político difícil para ambos mandatarios, afirman expertos. (Archivo/Cuartoscuro)

El encuentro Peña-Obama se da en un momento político difícil para ambos mandatarios, afirman expertos. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. El presidente Enrique Peña Nieto iniciará hoy su primera visita oficial de trabajo a Estados Unidos, donde se reunirá con su homólogo, Barack Obama, para discutir los temas de seguridad ––incluyendo la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa––, e intentará convencer a su homólogo de que EU acepte la matrícula consular como documento para que los inmigrantes demuestren que tienen más de cinco años de estancia en ese país.

La visita, de acuerdo con especialistas consultados por El Financiero, dista mucho de la que realizó como presidente electo en noviembre de 2012, cuando en Washington se veía a Peña Nieto como un ganador con gran futuro por las ambiciosas reformas estructurales, sobre todo en materia energética, que su gobierno preparaba.

Hoy en cambio, dijo Adolfo Laborde, internacionalista del Tecnológico de Monterrey, campus ciudad de México, el mandatario llega a la Casa Blanca con un precio del barril de petróleo que ha caído casi 50 por ciento, desalentando las inversiones del exterior en esa área, y después del caso Ayotzinapa, que ha conmovido al mundo entero y ha colocado nuevamente en el centro de los reflectores, como durante la gestión de Felipe Calderón, al problema de la violencia del narcotráfico y de la infiltración del crimen organizado en las estructuras oficiales.

Ni siquiera, agregó, podrá dirigirse al Congreso, que aún no inicia sesiones, ni tampoco sostendrá reuniones bilaterales con los legisladores más importantes, a fin de evitar cualquier debate público sobre las cuestiones de inseguridad y derechos humanos.

Andrew Selee, consejero principal del Instituto México del Centro Woodrow Wilson, con sede en Washington, coincidió en señalar que la gira de Peña Nieto tampoco ocurre en el mejor momento político para Obama, ya que si bien el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba lo hará pasar a la historia, enfrenta a partir de este año un Congreso dominado por los republicanos, lo que complicará el tramo final de su segundo mandato.

La agenda que discutirán Peña Nieto y Obama, afirmó Sergio Alcocer, subsecretario para América del Norte de la cancillería, se enfocará en la colaboración de la FBI en las investigaciones en Ayotzinapa, el apoyo de México a la acción ejecutiva que la Casa Blanca anunció el 20 de noviembre, para suspender las deportaciones de indocumentados en los próximos tres años, y el reforzamiento de la cooperación en economía y educación.

Peña Nieto intentará convencer a su homólogo de que EU acepte la matrícula consular como documento para que los inmigrantes demuestren que tienen más de cinco años de estancia en ese país, así como la nacionalidad de sus hijos y aspirar con ello a su regularización, indicaron a su vez fuentes de la cancillería.

Paralelo a la reunión que los mandatarios mantendrán en privado, se efectuará un encuentro a nivel ministerial para trabajar en asuntos como ciencia y tecnología. Peña Nieto irá acompañado entre otros por los secretarios de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso; de Economía, Ildelfonso Guajardo Villarreal y de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, además del procurador general de la República, Jesús Murillo Karam y el director general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, Eugenio Imaz Gispert.