Mundo

Partidos tradicionales generan hastío en España: expertos mexicanos

Expertos indican que la sociedad española están cansados de la clase política tradicional por la gestión de la crisis económica y los continuos escándalos de corrupción.
Roxana González
21 mayo 2015 23:26 Última actualización 22 mayo 2015 5:0
Preparativos de las urnas en Barcelona. (Reuters)

Preparativos de las urnas en Barcelona. (Reuters)

Más allá de las ideas y alternativas que cada uno ofrece, el vertiginoso crecimiento de partidos emergentes en España como Podemos y Ciudadanos, con quienes muy seguramente el PSOE y el PP tendrán que hacer alianzas para gobernar después del domingo, tiene un origen común: el hastío de muchos ciudadanos con la clase política tradicional por la gestión de la crisis económica y los continuos escándalos de corrupción, coincidieron especialistas consultados por El Financiero.

Para Leopoldo González Aguayo, profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, la trayectoria de ambas formaciones políticas tiene indudables paralelismos: su irrupción se ha producido en unos pocos meses, están encabezados por políticos jóvenes y carismáticos -Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos), quienes enarbolan la bandera de la “nueva a política” y manejan perfectamente las redes sociales y los medios de comunicación.

Aunque ambos pretenden ocupar la centralidad y huyen de definirse en el eje izquierda-derecha, explicó, la percepción de los electores sitúa a Podemos en el espacio que ocupan PSOE y a Ciudadanos en competencia con el PP. Así, la “nueva política” reproduce, con cierta fidelidad, el tradicional esquema ideológico de la “vieja”.

De acuerdo con el experto, las elecciones del próximo domingo se presentan como la prueba decisiva para calibrar las opciones reales de Podemos y Ciudadanos que, en muchas circunscripciones, se presentan con candidatos apenas conocidos que tendrán que competir frente a pesos pesados de la política española con el único aval de la ilusión que despierta la marca de sus partidos.

Luis Antonio Huacuja Acevedo, responsable del Programa de Estudios Sobre la Unión Europea en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, coincide en señalar que la existencia de un magma de descontento que podía germinar en un partido como Podemos o Ciudadanos es una parte previsible de la política española, pero sin lograr un cambio radical en su sistema de partidos.

A mi juicio—dijo—Podemos es una reacción al ataque ante la parálisis de los partidos defensores del status quo, la cual se presenta con sus luces (la gente que politiza) y sus sombras (el fondo de populismo).

“La opinión pública en España la siguen marcando los adultos, y estos tienen poca confianza a cambios radicales, por lo que no creo que los nuevos partidos como Podemos, Ciudadanos u otros puedan modificar de golpe el sistema de partidos españoles, aunque sí modificarlos”, agregó el experto.

“Podemos es un partido que sin duda presenta importantes incógnitas y ahora, tras su sonora irrupción en el panorama político español, el reto que tiene es estabilizarse como una mínima estructura aprovechando lo cerrado de la elección del domingo que proyectan las encuestas”, finalizó Huacuja Acevedo.