Mundo

Partidos franceses piden a Hollande otorgar asilo a Snowden

10 febrero 2014 5:0 Última actualización 02 julio 2013 13:31

  [Reuters]   


 
Reuters

París.- Varios partidos en Francia pidieron al gobierno del presidente Francois Hollande que otorgue asilo al excolaborador de la CIA, Edward Snowden, cuyo destino por ahora es incierto debido a que numerosos países han rechazado su solicitud.

Los llamados para que Francia acoja al estadunidense de 30 años se multiplicaron en el país, luego de que la revista alemana Der Spiegel y el diario británico The Guardian publicaron nuevas revelaciones de espionaje a la Unión Europea (UE) y embajadas.

Snowden está en la zona de tránsito del aeropuerto internacional de Moscú desde el pasado 23 de junio y, a fin de evitar su extradición a Estados Unidos, ha solicitado asilo a una veintena de países, entre ellos a Rusia, pero muchos Estados rechazaron su demanda.

Al parecer Francia es uno de los países que Snowden ha contemplado para solicitar asilo, sin embargo, el gobierno afirma que no ha recibido una solicitud oficial de su parte, de acuerdo con reportes del diario Le Monde.

El líder del Partido de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, solicitó que Francia conceda asilo político a Snowden, a quien calificó como el "benefactor de Europa que permitió desenmascarar esta conspiración".

Por separado, el partido Europa Ecológica-Los Verdes reclamó también asilo político "sin demora" para el "lanzador de la alerta y defensor de la libertad", mientras Marine Le Pen, cabeza del Frente Nacional, se pronunció en el mismo sentido.

El director general de la Asociación "Francia, tierra de asilo", Pierre Henry, opinó que "siempre es posible para un Estado soberano, a título de regalía, admitir a alguien en su territorio".

Indicó que puede otorgarse asilo mediante acuerdos como el que permitió a miembros de las Brigadas Rojas (organización de lucha armada revolucionaria italiana) acogerse en Francia bajo la Presidencia de Francois Mitterrand.

Refirió que en 1985 se proclamó la llamada "doctrina Mitterrand", que ofreció protección en Francia a los italianos que fueron condenados en su país a condición de romper con el terrorismo.

Sin ser una ley, esta regla implícita fue respetada hasta el arresto de Paolo Persichetti, miembro de las Brigadas Rojas expulsado sin previo aviso en la frontera transalpina en agosto de 2002, y entregado a las autoridades italianas, explicó.

La ruptura de la doctrina protectora empujó entonces al exactivista Cesare Battisti a escapar a Brasil en 2004 para evitar la extradición, pues fue condenado en ausencia a cadena perpetua en su país en 1993 por cuatro homicidios agravados cometidos en 1978 y 1979.

El jefe de Estado no puede simplemente conceder asilo político, el solicitante debe cumplir con los criterios considerados por la Oficina Francesa de Protección de Refugiados y Apátridas (OFPRA), que privilegia los términos de la Convención de Ginebra de 1951.

El término de refugiado se aplica a toda persona con fundados temores de ser perseguida en su país por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social o por sus opiniones políticas, que quiera protegerse en otra nación.

El sitio web WikiLeaks informó que Snowden alude al riesgo de persecución que enfrenta en Estados Unidos en las solicitudes que envió a una veintena de países.

Según Henry, es difícil demostrar persecución en Estados Unidos porque se trata de un "Estado seguro", incluso si Snowden revela cosas que pueden ser consideradas moralmente reprobables.

Especialistas en leyes de extradición señalan que el excolaborador de la CIA tendría que demostrar un motivo político detrás de la acusación que Washington le imputa para obtener el estatus de refugiado, pero lo estiman difícil porque los cargos son de alta traición.

Este panorama deja sólo la opción de una decisión unilateral del Presidente de la República, pero si Hollande ha elevado el tono exigiendo a Estados Unidos que "cese de inmediato el espionaje", podría considerar recibir al denunciante, escribió Le Monde.

Sin embargo, esa posibilidad de protección tendría un impacto y consecuencias políticas sobre las relaciones transatlánticas, ya tensas por las recientes revelaciones de The Guardian y Der Spiegel, estimó.