Mundo

Partidos en Brasil insisten en enjuiciar a Rousseff por corrupción

Los principales partidos de oposición presentaron ayer un nuevo pedido de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff por adulterar las cuentas públicas. 
Agencias 
21 octubre 2015 21:38 Última actualización 22 octubre 2015 5:0
La presidenta de Brasil enfrentará nuevos juicios políticos. (Ruters)

La presidenta de Brasil enfrentará nuevos juicios políticos. (Ruters)

BRASILIA.- Los principales partidos de oposición de Brasil presentaron ayer un nuevo pedido de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff por adulterar las cuentas públicas, en otro movimiento para destituir a la mandataria que en enero de este año comenzó su segundo mandato consecutivo.

“Este no es un movimiento solo de oposición”, pues “representa a la población brasileña que no soporta más a este gobierno mentiroso y corrupto”, declaró el diputado Carlos Sampaio, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), al hacer entrega del documento en compañía de parlamentarios de otras formaciones opositoras.

El documento sostiene que Rousseff incurrió en un “delito de responsabilidad”, que la Constitución contempla entre los posibles motivos para destituir a un mandatario, al avalar maniobras fiscales dirigidas a maquillar los resultados de su gobierno en 2014 y que, según órganos de contraloría, continúan al día de hoy.

El nuevo pedido de juicio político está firmado, entre otros, por el jurista Helio Bicudo, uno de los fundadores del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y alejado de la formación desde hace años, quien estuvo presente en el acto.

El documento fue recibido por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien está contra las cuerdas debido a una investigación policial que lo incluye entre el medio centenar de políticos beneficiados por las corruptelas en la estatal Petrobras. “Lo vamos a evaluar”, dijo Cunha, un enemigo jurado de Rousseff, que deberá decidir si acepta o rechaza el pedido.

Sin embargo, Cunha es, según establecen las leyes, el responsable de analizar los pedidos de destitución de un jefe de Estado, que la Constitución prevé siempre y cuando se comprueben razones jurídicas o los denominados “delitos de responsabilidad”, como serían los manejos irregulares de las finanzas públicas como alega la oposición según la cual se ha “comprobado” que Rousseff incurrió.