Mundo

Partido de Rousseff recibió 200 mdd de Petrobras para campañas

Al comparecer ante diputados, Pedro Barusco, exfuncionario de Petrobras, confirmó el desvío de recursos al PT; por su parte, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, descartó que el Congreso la someta a juicio político por el caso, al expresar que no puede haber una “tercera ronda de elecciones”.
Agencias
10 marzo 2015 21:47 Última actualización 11 marzo 2015 5:0
El exfuncionario de Petrobras, Pedro Barusco, al hablar ante diputados en Brasilia durante una comparecencia por el caso. (Reuters)

El exfuncionario de Petrobras, Pedro Barusco, al hablar ante diputados en Brasilia durante una comparecencia por el caso. (Reuters)

BRASILIA.- Pedro Barusco, exfuncionario de Petrobras, confirmó el involucramiento del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) en el escándalo de corrupción que se investiga en la compañía estatal y dijo que pudo haber recibido hasta 200 millones de dólares para sus campañas electorales, así como las de sus aliados.

El exdirector del Departamento de Servicios de la empresa, detenido por su supuesta implicación en el caso, compareció ante la Cámara de Diputados ––que a última hora decidió que la sesión fuera pública––, donde afirmó que el tesorero del PT, João Vaccari Neto, negociaba los pagos que el partido recibía por contratos amañados en Petrobras.

“Había una reserva de comisión para el PT” en cada uno de los contratos que Petrobras firmaba con otras empresas, al integrar una especie de cartel que se repartía las obras, aseguró Barusco, quien agregó que, según sus estimaciones, el partido en el gobierno recibió entre “150 y 200 millones de dólares” de la red de corrupción.

Barusco, quien entró a Petrobras en 1995, explicó que comenzó a recibir comisiones por sus maniobras para otorgar contratos en 1997, cuando el país era dirigido por el presidente Fernando Henrique Cardoso, del ahora opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Sin embargo, indicó que en esa época se trataba de “iniciativas personales” que tomó con otros directores de la empresa y sostuvo que la corrupción fue “más amplia y en forma más institucionalizada” desde “2003 ó 2004”, cuando ya estaba en el poder Luiz Inácio Lula da Silva, del PT y predecesor de la mandataria actual, Dilma Rousseff, quien a su vez encabezó a la firma.

El exfuncionario detalló que sus cálculos sobre la suma que puede haber recibido el tesorero del PT se apoyan en las comisiones que él mismo obtuvo, cercanas a los 100 millones de dólares, que se ha comprometido a devolver a las arcas públicas. Vaccari, quien en febrero fue detenido temporalmente por la policía, figura entre los 49 políticos que el Tribunal Supremo decidió someter a investigación por posible participación en la red.

En esa lista están los presidentes de las dos cámaras legislativas, otros 32 parlamentarios y doce exdiputados, entre ellos cuatro exministros de Rousseff. Los políticos investigados son del PT, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y de los partidos Progresista (PP) y Laborista Brasileño (PTB), parte de la coalición oficial. De la oposición sólo figura el senador Antonio Anastasia, del PSDB.