Mundo

Partidarios de Morsi marchan en capital de Egipto

10 febrero 2014 4:46 Última actualización 12 julio 2013 19:23

  [Reuters] 


 
AP

EL CAIRO — Decenas de miles de islamistas se congregaron el viernes en diversas ciudades de Egipto y se comprometieron a sostener su campaña para reinstalar al depuesto presidente Mohammed Morsi.

Sin embargo, 10 días después de que un golpe militar derrocó a Morsi, la Hermandad Musulmana del ex mandatario y los aliados de ésta al parecer no han atraído a favor de su causa a un segmento considerablemente mayor de la sociedad egipcia para que se manifieste con ellos en las calles.

El nuevo gobierno del presidente interino Mansur Adly, que tiene el apoyo de los militares, junto con el gran imán de Al-Ashar, la instituciíon musulmana suní más prominente, han presentado propuestas para la "reconciliación nacional".

El primer ministro designado recientemente, Hazem el-Beblawi, se comprometió a concluir para la semana entrante la formación de su gabinete, dijo un funcionario a la agencia noticiosa estatal de Egipto. Un portavoz presidencial dijo que se ofrecerán cargos a la Hermandad Musulmana.

La Hermandad se mantiene inflexible en su rechazo; afirma que sus partidarios permanecerán en las calles el tiempo que sea necesario para obligar la reinstalación de Morsi, derrocado el 3 de julio tras cuatro días de protestas multitudinarias en las que los participantes exigían su renuncia.

En la principal manifestación islamista en El Cairo, la multitud llenó un gran bulevar frente a la mezquita de Rabaa al-Adawiya, donde los partidarios de Morsi mantienen un campamento desde hace dos semanas.

El número de banderas egipcias, menor que en las manifestaciones previas, superaron al de banderas islámicas verdes habituales que resaltan la fe musulmana, una medida del movimiento para un llamado de mayor amplitud.

Los lemas y estribillos se centraron en el mando militar y en muchos se llamaba "traidor" al jefe del Ejército.

"Estamos dispuestos a quedarnos un mes, dos meses, un año e incluso dos años", dijo a los reunidos el clérigo islamista ultraconservador Safwat Hegazis desde un escenario.

Los manifestantes en el lugar parecen dispuestos a un plantón prolongado; instalaron tiendas de campaña y baños con paredes de ladrillo para que haya cierta comodidad.

Los manifestantes provistos de cascos, escudos hechizos y palos han vigilado el lugar, al que han llegado simpatizantes procedentes de otras provincias.

Los efectivos del Ejército permanecieron a una distancia de un kilómetro (poco más de media milla) para evitar una confrontación directa. El lunes, hubo enfrentamientos con las fuerzas de seguridad cerca de la sede de la Guardia Republicana, no lejos de ese escenario, con saldo de más de 50 personas muertas.

Ambas partes se culparon mutuamente del derramamiento de sangre.