Mundo

Parlamento Europeo pide congelar negociaciones de adhesión con Turquía

En una resolución adoptada por muy amplia mayoría, los eurodiputados instan a un "congelamiento temporal" del proceso de adhesión iniciado en 2005, lo que puede avivar más las tensiones entre Ankara y la UE, aunque el voto no sea vinculante.
AFP
24 noviembre 2016 7:7 Última actualización 24 noviembre 2016 7:8
Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo critica las acciones del gobierno de Ankara tras el fallido golpe de Estado. (Reuters)

ESTRAMBURGO.- El Parlamento Europeo pidió la congelación de las negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea, debido a la "desproporcionada" represión de las autoridades tras el fallido golpe de Estado de julio.

En una resolución adoptada por muy amplia mayoría en Estrasburgo, los eurodiputados instan a un "congelamiento temporal" del proceso de adhesión iniciado en 2005, lo que puede avivar más las tensiones entre Ankara y la UE, aunque el voto no sea vinculante.

El texto apoyado por los cuatro principales grupos del Parlamento - conservadores, socialistas, liberales y Verdes -, fue aprobado por 479 votos a favor, 37 en contra y 107 abstenciones.

"Las medidas represivas tomadas por el gobierno turco en el marco del estado de emergencia son desproporcionadas, atentan a los derechos y libertades fundamentales consagradas en la Constitución turca y a los valores fundamentales de la UE", estipula la resolución.

Los eurodiputados advierten que un eventual "restablecimiento de la pena capital por parte del gobierno turco llevaría a una suspensión oficial del proceso de adhesión".

La mayoría de los Estados miembros de la UE se opone no obstante a suspender estas negociaciones, pese a las tensiones crecientes con Ankara.

Algunos dirigentes temen en particular que Turquía deje de aplicar el acuerdo firmado en marzo pasado con la UE, para bloquear en su país el flujo de migrantes que tratan de llegar a Europa.

Casi tres millones de refugiados sirios se hallan en territorio turco.

El miércoles, anticipando el voto de la Eurocámara, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan estimó que esta resolución "carece de valor".