Mundo

Paraísos fiscales, la opción para evitar sanciones contra Rusia

Los “castigos” económicos impuestos en contra de empresas rusas, son ineficaces en países como Luxemburgo, Chipre, Suiza e Irlanda.
Bloomberg
05 mayo 2014 23:18 Última actualización 06 mayo 2014 5:0
Militantes pro-Rusia que tenían tomado el cuartel de policía en la ciudad de Kramatorsk.

Muchos países europeos han sido ambivalentes en cuanto a tomar medidas enérgicas contra Rusia ya que es su principal proveedor de gas. (Agencias)

Hace dos años, un estudio jurídico holandés preparó un discurso en Moscú para las empresas rusas: vengan a Holanda y podremos ayudarlas a evitar impuestos y mantener sus activos a salvo. “¡Confíen en nuestro sistema legal!” decía la firma, Buren van Velzen Guelen, en una presentación de diapositivas.

Estas exhortaciones dieron resultado en gran escala. Las empresas mineras, de gas y petróleo y minoristas más grandes de Rusia –inclusive algunas manejadas por multimillonarios allegados al presidente Vladimir Putin- trasladaron decenas de miles de millones de activos corporativos a Holanda y otros países europeos utilizados con frecuencia para la evasión legal fiscal y la fuga de capitales, como Luxemburgo, Chipre, Suiza e Irlanda. Algunas de las empresas son OAO Rosneft, OAO Gazprom, OAO Lukoil y Gunvor Group Ltd., que tiene su sede central en Ginebra y fue cofundada por un socio de Putin actualmente sujeto a sanciones estadounidenses.

Por consiguiente, es posible que un puñado de paraísos fiscales europeos resulte clave a la hora de ejercer presión para que Rusia se retire de Ucrania. El uso extendido de subsidiarias extranjeras por los empresarios más ricos de Rusia expone sus activos a sanciones. Sin embargo, capitalizar esta vulnerabilidad requiere la ayuda de los países que dependen económicamente de la fuga de capitales rusos y han protegido tradicionalmente a los inversores contra las leyes extranjeras.

“Si se puede demostrar que los dueños, a través de estas estructuras holandesas, son personas que están sancionadas, es indudable que esos activos pueden ser congelados”, dijo Jack Blum, ex investigador del Senado estadounidense y experto en lavado de dinero y refugios en el exterior. “La cuestión es: ‘¿Hasta dónde está dispuesto a llegar cada uno? ¿Los suizos y los holandeses y Luxemburgo querrán hacerlo?’ Todo el mundo sabe que esto es así desde hace años”.

Discurso de Merkel

Holanda, Chipre, Luxemburgo e Irlanda pertenecen a la Unión Europea y deben cumplir con sus penalidades contra Rusia. Sin embargo, tienen discrecionalidad para implementar medidas unilaterales más duras similares a las de Estados Unidos, lo cual se considera poco probable. Suiza no es la Unión Europea.

Muchos países europeos han sido ambivalentes en cuanto a tomar medidas enérgicas contra Rusia porque les abastece gran parte del petróleo y el gas y también es una fuente significativa de inversión en activos como bienes raíces de primer nivel en Londres. La canciller alemana Angela Merkel dijo el dos de mayo que está dispuesta a apoyar sanciones contra Rusia si interfiere en la elección presidencial en Ucrania el 25 de mayo.

“Es fundamental sumar a los centros bancarios o lugares donde los rusos encontraron vías o instrumentos financieros para invertir o establecer propiedades”, dijo Juan Zárate, ex asesor adjunto en el área de seguridad nacional estadounidense y autor de “Treasury’s War: The Unleashing of a New Era of Financial Warfare”.

Sanción contra Volga

Entre las 19 empresas sancionadas por los Estados Unidos figuran Volga Group, con sede en Luxemburgo y 10 de sus unidades, según el Tesoro estadounidense. En 2012, Luxemburgo tuvo, por un margen estrecho, más nivel de inversión directa extranjera que cualquier otro país en Rusia, seguido por Holanda e Irlanda, muestran los datos del banco central ruso más recientes para un año completo.

Es probable que estas cifras reflejen el dinero que retorna a los inversores rusos después de haber pasado por esos países, dijo Louise Shelley, directora del centro dedicado a terrorismo, crimen transnacional y corrupción en la universidad George Mason de Fairfax, Virginia.

Sin embargo, es poco probable que Luxemburgo implemente medidas que vayan más allá de la UE, dijo E. Wayne Merry, investigador para Europa y Eurasia en el Consejo de Política Exterior estadounidense en Washington.

“Luxemburgo sale del paso diciendo ‘No damos nuestra aprobación a cosas que pueden haber ocurrido en otra parte, pero mantenemos una regla jurídica estricta con lo que ocurre dentro del Gran Ducado’”, dijo Merry.

Impuestos bajos

En Holanda, las sanciones trajeron aparejado un examen del rol del país como parador popular para las empresas y los industriales que encaminan sus ganancias hacia jurisdicciones con bajos impuestos como Bermuda y las Islas Vírgenes británicas. El 15 de mayo, el Parlamento holandés debatirá cómo han utilizado empresas y magnates rusos y ucranianos a Holanda para eludir impuestos.

Putin viene instando a los empresarios de su país desde hace más de un año a repatriar su capital. “Las empresas rusas deben estar registradas aquí, en su patria, y tener una estructura de propiedad transparente”, dijo en una conferencia empresarial el 20 de marzo en Moscú.

Por el contrario, alrededor de 51 mil millones de dólares de capital ruso salieron del país en el primer trimestre de 2014, según datos del banco central. Esa cifra creció hasta más de 60 mil millones de dólares, dijo el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido William Hague la semana pasada. Un total de 63 mil millones de dólares salió de Rusia el año pasado.

Sanciones estadounidenses

Estados Unidos lanzó cuatro rondas de sanciones contra individuos y empresas después de que Rusia confiscó Crimea, península de Ucrania donde se habla principalmente ruso que avanza sobre el mar Negro, y respaldó supuestamente a los militantes pro-rusos que se apoderaron de parte de Ucrania oriental. Efectivos rusos, que según estimaciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte ascenderían a unos 40 mil, continúan asentados sobre la frontera de Ucrania, dijo el presidente interino Oleksandr Turchynov el 30 de abril.

La semana pasada, Estados Unidos agregó a Igor Sechin, máximo responsable ejecutivo de la empresa estatal Rosneft, el mayor productor petrolero de Rusia, a su lista de sanciones. Su empresa, que no figuraba en la lista negra, tiene miles de millones de dólares en activos en una serie de instrumentos financieros de Luxemburgo, muestran registros. La empresa también ha utilizado unidades en Chipre, Irlanda, Suiza y Holanda. Su subsidiaria irlandesa registró más de dos mil millones de dólares en ingresos brutos en 2012, según su presentación de documentación obligatoria más reciente.

Gennady Timchenko

Las subsidiarias y empresas extranjeras de Rosneft fueron establecidas principalmente por dueños anteriores, dijo un representante de la empresa en un comunicado enviado por correo electrónico. Estas empresas están “latentes en Rosneft y está prevista su liquidación” cuando venzan sus contratos, dijo Rosneft.

También está incluido en las sanciones estadounidenses Gennady Timchenko, cofundador de Gunvor, la empresa de comercialización petrolera en la que Estados Unidos ha informado que Putin tiene inversiones. Gunvor, que no figura en las sanciones estadounidenses, ha negado las acusaciones y dijo que nunca había tenido vinculaciones con Putin.

Timchenko, ex funcionario del Ministerio de Comercio soviético, conoció a Putin en los años 1990 y posteriormente patrocinó el club de judo de San Petersburgo del que Putin era presidente honorario.