Mundo

Para Ban Ki-moon, el acuerdo climático es una victoria personal

Durante casi una década, Ban KI-moon ha viajado por el mundo en busca de aliados para lograr un acuerdo destinado a frenar el calentamiento global; por esto, lo sucedido el sábado constituye una victoria personal tras un largo camino.
Reuters
13 diciembre 2015 14:10 Última actualización 13 diciembre 2015 14:19
Ban Ki-moon

(Reuters)

PARÍS.- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, era uno de los más contentos, y también de los más aliviados, entre los líderes que levantaron sus brazos el sábado en un escenario para celebrar el histórico acuerdo sobre el cambio climático.

Durante casi una década, Ban, de 71 años, ha viajado por el mundo en busca de aliados para lograr un acuerdo global destinado a frenar el calentamiento global.

Por esto, lo sucedido el sábado constituye una victoria personal tras un largo camino y marca un contraste con el fracaso de la cumbre del clima de Copenhague en 2009.


"Es el ápice del multilateralismo", dijo Ban sobre el acuerdo alcanzado en París entre 195 países, el cual buscará una transformación en cuestión de décadas de la economía mundial, hoy impulsada por combustibles fósiles.

"Es un punto de inflexión decisivo en nuestros esfuerzos comunes para hacer sustentable y próspera la vida de los pueblos, así como la salud del planeta", sostuvo Ban.

El surcoreano, ampliamente elogiado por los gobiernos por su incansable dedicación en materia del cambio climático, será el anfitrión de la ceremonia de firma del acuerdo el 22 de abril de 2016. Posteriormente liderará una reunión en mayo para fomentar las futuras acciones de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil.

El camino hacia la firma del acuerdo ha tenido más bajos que altos. Ban dijo que algunos miembros de su personal le aconsejaron, cuando asumió el cargo en 2007, que su plan para centrarse en el cambio climático, en medio de desafíos tales como guerras, crisis económica y pandemias, sería arriesgado ya que no tenía garantías de éxito.

Pero Ban ignoró esos consejos, en momentos en que muchos otros líderes mundiales se dieron por vencidos para enfocarse en otros temas, como la crisis financiera.

A juicio de Ban, en Copenhague el problema era que simplemente los líderes mundiales no apreciaron a tiempo los riesgos del calentamiento global. "Ni siquiera estaban totalmente educados" sobre el tema, destacó.

Sin embargo, los escombros de Copenhague sentaron las bases del éxito de París, sostuvo el jefe de la ONU.

Ban se crió en un hogar surcoreano sin electricidad y leía por las noches ayudado por una lámpara de queroseno. Eso lo hizo consciente del dilema de muchas naciones en desarrollo, donde los gobiernos están tratando de ampliar el acceso público a la electricidad, generalmente mediante plantas de carbón, mientras tratan de reducir las emisiones.

"Yo por mí mismo conozco todos estos problemas climáticos", concluyó.