Mundo

Papa retira cardenalato a arzobispo escocés por escándalo sexual

Según informó el Colegio Cardenalicio, el líder de la Iglesia católica aceptó la renuncia del clérigo “presentada al término de un largo itinerario de oración”; el escándalo de O’Brien se remonta a los últimos meses del pontificado de Benedicto XVI, cuando se conocieron denuncias de algunos seminaristas.
Notimex
20 marzo 2015 7:40 Última actualización 20 marzo 2015 7:41
cónclave crucifijo

Crucifico. (Reuters/Archivo)

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa Francisco retiró los derechos y las prerrogativas propias del cardenalato a Keith Michael Patrick O’Brien, arzobispo emérito de San Andrés y Edimburgo, por un escándalo sexual que sacudió a la Iglesia católica en Escocia.

Según informó el Colegio Cardenalicio en una breve nota, Francisco aceptó la renuncia del clérigo al cardenalato, “presentada al término de un largo itinerario de oración”.

“Con esta decisión, su santidad manifiesta a todos los fieles de la Iglesia en Escocia su cercanía pastoral y los anima a continuar con confianza el camino de renovación y reconciliación”, indicó el comunicado.

Los derechos y prerrogativas del cardenalato están establecidos en los artículos 249, 353 y 356 del Código de Derecho Canónico, la ley fundamental de la Iglesia católica. La principal tarea de los purpurados es elegir al Papa.

Ellos también asisten al líder católico en el gobierno de la Iglesia universal, “colegialmente” cuando son convocados para tratar juntos cuestiones de más importancia, y también “personalmente”, mediante los distintos oficios que desempeñan.

Para encontrar el antecedente de un cardenal que renunció a su título es necesario remontarse a 1927, cuando el francés Louis Billot presentó su dimisión al Papa Pío XI.

El escándalo de O’Brien se remonta a los últimos meses del pontificado de Benedicto XVI, cuando llegaron hasta El Vaticano las denuncias de algunos seminaristas que lo acusaron de haber sido abusados en la década de los años 80.

Pocos días antes de dejar el pontificado, el 25 de febrero de 2013, y en medio de una crisis mediática, Joseph Ratzinger aceptó la renuncia anticipada del purpurado a su puesto de arzobispo San Andrés y Edimburgo.

Posteriormente el entonces cardenal lamentó lo sucedido y admitió que “hubo veces que mi conducta sexual se ha caído debajo de las normas esperadas de mí como un sacerdote, el arzobispo y el cardenal”.

Por esta misma razón desistió de participar en el Cónclave del cual salió electo el Papa Francisco y que tuvo lugar los días 12 y 13 de marzo de 2013.

Ya siendo pontífice, Jorge Mario Bergoglio ordenó a O’Brien someterse a un largo periodo de oración y penitencia fuera de su antigua diócesis. El resultado final de ese itinerario fue el retiro del cardenalato.

“Como la mayoría de la gente sabe, el Papa Francisco es un hombre bueno y piadoso, cuyo carácter incorpora la justicia y la misericordia. Estoy seguro, por lo tanto, que la decisión del santo padre es justa, equitativa y proporcionada”, sostuvo el actual arzobispo de San Andrés y Edimburgo, Leo Cushley.

“El comportamiento del cardenal O’Brien apenó a muchos, desmoralizó a los fieles católicos e hizo a la Iglesia menos creíble. Por lo tanto reconozco su solicitud de perdón a quienes han sido afectados por su comportamiento y también a la gente de Escocia, sobre todo a la comunidad católica”, agregó en una nota.