Mundo

Papa pide perdón por escándalos que sacuden el Vaticano y Roma

Antes de iniciar con su mensaje en la audiencia general en la Plaza de San Pedro, el pontífice pidió perdón por los escándalos que han sacudido a la Iglesia en los últimos días, uno de ellos la confesión de un sacerdote sobre su homosexualidad. 
Reuters
14 octubre 2015 7:36 Última actualización 14 octubre 2015 7:36
Papa Francisco

El Papa Francisco pidió perdón por los escándalos en la Iglesia católica. (Reuters)

CIUDAD DEL VATICANO.  El Papa Francisco pidió perdón por los escándalos ocurridos en el Vaticano y en Roma, en una presunta referencia a dos casos de sacerdotes que habrían tenido relaciones homosexuales y que fueron revelados esta mes durante una importante reunión de obispos.

"Hoy (...) en el nombre de la Iglesia, les pido perdón por los escándalos que han ocurrido recientemente tanto en Roma como en el Vaticano", dijo Francisco en declaraciones no preparadas durante su audiencia semanal en la Plaza de San Pedro.

"Les pido perdón", reiteró el pontífice ante decenas de miles de personas que estallaron en un aplauso. Posteriormente leyó su discurso preparado y no se refirió más al tema.

En las últimas dos semanas se han producido dos escándalos que involucran al Vaticano y a la iglesia en Roma.

El 3 de octubre, Monseñor Krzystof Charamsa, un sacerdote y teólogo polaco que trabajaba en la oficina doctrinal del Vaticano desde 2003 realizó una concurrida conferencia de prensa en la que reveló que era gay y que había estado viviendo con otro hombre durante años.

El Vaticano despidió a Charamsa de su trabajo allí así como de sus tareas de enseñanza en universidades pontificias en Roma y un portavoz dijo que la revelación, hecha antes de una reunión de obispos mundiales en el Vaticano, era "grave e irresponsable" y de tratar de ejercer "presión mediática innecesaria".

Después de ser despedido, Charamsa dio entrevistas a medios españoles e italianos en las que criticó la regla de la iglesia sobre el celibato para el clero.

El Papa también pareció referirse a un escándalo expuesto en los medios italianos la semana pasada sobre una orden de curas que dirigen una parroquia en un vecindario adinerado de Roma.

Los feligreses de Santa Teresa d'Avila escribieron a funcionarios de la iglesia local diciendo que un clérigo de allí había tenido encuentros con "adultos vulnerables".

Los diarios dijeron que éstos tuvieron lugar en un parque adyacente frecuentado por gigolós.

Según una carta publicada en los medios, los parroquianos dijeron que habían reunido evidencia sobre las actividades ilícitas del sacerdote y estaban furiosos de descubrir que había sido transferido a otra parte de Italia en lugar de ser disciplinado.