Mundo

Papa Francisco y Kirill se reúnen en Cuba

Los jerarcas religiosos intercambiaron regalos: Francisco obsequió un relicario con una reliquia se San Cirilo, el arzobispo del siglo V de Alejandría, honrado por las dos igleisas, También le obsequió un cáliz. Kirill le ofreció a una réplica de la Virgen de Kazán.
AP
12 febrero 2016 14:5 Última actualización 12 febrero 2016 15:41
Papa Francisco

La reunión será a puerta cerrada. (AP)

LA HABANA.- El Papa Francisco y el patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa Kirill se abrazaron, besaron y posaron para fotos antes de sentarse uno junto al otro para dialogar, la primera reunión de ambos líderes en mil años.

Los líderes intercambian regalos, profundamente simbólicos y evocan la historia de las relaciones, en ocasiones turbulentas, entre este y oeste.

Francisco le obsequió a Kirill un relicario con una reliquia se San Cirilo, el arzobispo del siglo V de Alejandría que es honrado tanto por la Iglesia católica como por la ortodoxa. También le obsequió un cáliz.

Por su parte, Kirill le ofreció a Francisco una réplica de la Virgen de Kazán.

En 2004, el Vaticano había regresado una copia del siglo XVIII de la famosa imagen al predecesor de Kirill, Alexy II, con el fin de mejorar las relaciones ecuménicas.

La tradicional imagen bizantina con colores oro y madera representa a la Virgen y al Niño Jesús. La obra original del siglo XVI era adorada por los creyentes rusos por su supuesto poder para realizar milagros, incluida la expulsión de los invasores polacos en el siglo XVII.

San Juan Pablo II tenía una imagen colgada en su capilla privada después de recibirla de un grupo católico en 1993. Tenía la esperanza de que al devolver él mismo un icono tan venerado forjaría mejores lazos con la Iglesia rusa.

Aunque acogió la devolución, Alexy II dijo que como era sólo una copia de la imagen original del siglo XVI, no era necesario que el papa la llevara personalmente a Moscú, lo que acabó con la esperanza de una reunión.

Después de ser recibido por el presidente de Cuba, los jerarcas católicos vestidos con sus galas rituales, se mostraron sonrientes y afables, y se comunicaron mediante sus respectivos traductores durante pocos minutos antes de que la reunión se cerrara para los periodistas.

Aunque la reunión de La Habana ha sido considerada en algunos círculos católicos como un importante avance ecuménico, Francisco también ha sido objeto de críticas por permitir, en lo esencial, ser utilizado por un Kremlin deseoso de ganar terreno político entre los cristianos ortodoxos y en la escena mundial en momentos en que Rusia está cada vez más aislada de Occidente.

Kirill, un consejero espiritual del presidente ruso Vladimir Putin, dirige la más poderosa de las 14 iglesias ortodoxas independientes que se reunirán durante el tercer trimestre en Grecia para el primer sínodo panortodoxo en siglos.