Mundo

Papa Francisco ordena perdonar a mujeres que hayan abortado

La clemencia de Dios no puede negarse a quien se ha arrepentido, manifestó el papa Francisco; el aborto es considerado como pecado grave por la Iglesia Católica. 
Redacción 
02 septiembre 2015 1:22 Última actualización 02 septiembre 2015 5:0
Papa Francisco, jefe de la Iglesia Católica. (Reuters)

Papa Francisco, jefe de la Iglesia Católica. (Reuters)

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco abrió la posibilidad de que las mujeres que han abortado ––un acto considerado como pecado grave por la Iglesia Católica, que se castiga con la excomunión–– sean absueltas si expresan arrepentimiento y buscan el perdón de su confesor. “El perdón de Dios no puede negarse a quien se ha arrepentido”, escribió el pontífice en una carta extraordinaria que fue divulgada por el Vaticano.

“Estoy muy consciente de la presión que las ha llevado a tomar esta decisión. Sé que se trata de una prueba existencial y moral”, afirmó en su pronunciamiento, que permitirá temporalmente a todos los sacerdotes conceder el perdón a las mujeres que decidieron abortar y lamentan profundamente haberlo hecho, como parte del Año de la Misericordia que empezará el 8 de diciembre y se extenderá al 20 de noviembre de 2016.

A una hora de difundir la misiva al arzobispo Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, a cargo de del año de jubileo consagrado a la piedad, el Vaticano aseveró en respuesta a las numerosas preguntas que recibió que la iglesia “no condona el aborto ni minimiza sus graves efectos”.

Puntualizó que “la novedad claramente es el enfoque pastoral del papa. Muchos obispos han concedido permiso a los clérigos para perdonar el pecado. El hecho de que esta declaración viene del papa de forma tan emotiva y pastoral es una evidencia adicional de su gran enfoque y de su preocupación”.

Añadió que el hecho de que los fieles confiesen sus abortos y otros “graves pecados” es una causa para dar gracias a Dios y poner en práctica la misión de la iglesia, que es “buscar a los que estuvieron perdidos”.

Si bien la carta no cambia la doctrina oficial, plasmada en la Ley Canónica, observadores señalaron que es una nueva prueba de la mentalidad reformista y liberal de Francisco, quien considera que el catolicismo y sus dogmas hacia el aborto, la homosexualidad y el divorcio han alejado a muchos creyentes del seno institucional.

Se registra, además, en vísperas del viaje que efectuará a Cuba y Estados Unidos del 19 al 27 de septiembre, mientras que en octubre el Vaticano realizará un sínodo dedicado a la familia, que discutirá si los católicos divorciados pueden comulgar.

Entre las primeras reacciones al pronunciamiento, Carol Tobías, titular de Derecho Nacional a la Vida, el grupo antiabortista más grande de EU, dijo que “mientras algunas mujeres mejoran y pueden superar el dolor de matar a su niño no nacido, hay muchas que no han podido llegar ahí”.

En la mayor parte de América Latina el aborto está prohibido; se permite en Cuba y está legalizado en Puerto Rico y otros países del Caribe. En Uruguay está despenalizado hasta la semana doce, igual que en la Ciudad de México.