Mundo

Papa Francisco llama a la solidaridad para frenar agresores en Siria e Irak

El líder de la Iglesia católica dijo que la "violencia terrorista" no mostró señales de calma en los países al sur de Turquía; la visita durará 3 días y  dará al pontífice la posibilidad de encontrarse con la pequeña comunidad cristiana del país.
AP
28 noviembre 2014 7:41 Última actualización 28 noviembre 2014 10:12
Papa Francisco

El Papa Francisco fue recibido por el presidente de Turquía, Tayyip Erdogan. (Reuters)

ANKARA. El Papa Francisco llamó a poner fin a todas las formas de fundamentalismo y dijo que luchar contra el hambre y la pobreza, más que la intervención militar, era clave para frenar a los militantes que realizan "graves persecusiones" en Siria e Irak.

En declaraciones al inicio de un viaje de tres días a Turquía, el líder de la Iglesia católica dijo que la "violencia terrorista" no mostró señales de calma en los países al sur de Turquía, donde los insurgentes islamistas declararon un califato y persiguen a los musulmanes chiítas, cristianos y otros que no comparten el estilo ultra radical del islamismo suní.

"Es lícito, siempre y cuando se respete la ley internacional, frenar a un agresor injusto", dijo de los mil 200 millones de católicos, en referencia a los militantes del Estado Islámico, luego de una reunión con el presidente turco Tayyip Erdogan.

"Lo que se requiere es un compromiso concertado de parte de todos ... (para) permitir que los recursos sean redirigidos, no a las armas, sino a otras nobles batallas dignas para un hombre: la batalla contra el hambre y la enfermedad", indicó.





Antes de la reunión con Erdogan, Francisco visitó la tumba de Mustafa Kemal Ataturk, quien fundó el moderno Estado secular turco en 1923.

El Papa llegó a Turquía en un momento delicado para el país musulmán, que acoge a 1.6 millones de refugiados y sopesa como gestionar la amenaza del grupo extremista Estado Islámico, que en los últimos meses conquistó partes de Siria e Irak a lo largo de su frontera sur.

Se espera que el líder de la Iglesia católica emplee su discurso de bienvenida para denunciar la violencia cometida por los extremistas en nombre de dios, y expresar su solidaridad con los cristianos y otras minorías religiosas que fueron objeto de la ofensiva del grupo, masacradas y obligadas a abandonar sus casas.

El papa fue recibido por una hilera de mandatarios turcos, encabezados por el canciller Mevlut Cavusoglu, nada más bajar de su avión en el aeropuerto Esenboga de Ankara. Pasó revista y saludó a la guardia de honor turca antes de dirigirse al mausoleo del fundador de la república turca, Mustafa Kemal Ataturk.

Francisco elogió la buena voluntad de Turquía al dar cobijo a tantos desplazados durante un breve encuentro con periodistas a bordo del avión papal, reconociendo su respuesta humanitaria a "tantos refugiados de zonas en conflicto".

Con información de AP y Reuters