El Papa Francisco condena legalización de drogas de uso recreativo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El Papa Francisco condena legalización de drogas de uso recreativo

COMPARTIR

···
Mundo

El Papa Francisco condena legalización de drogas de uso recreativo

El jefe de la Ciudad del Vaticano se sumó a las voces que opinan que la legalización de las drogas de uso recreativo no consigue los resultados deseados.

AP
20/06/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco condenó el viernes la legalización de las drogas de uso recreativo por considerarlas un experimento fallido. Así sumó su voz al debate que se libra desde Estados Unidos hasta Uruguay y más allá.

Francisco declaró ante los miembros participantes en una conferencia contra el narcotráfico efectuada en Roma, que incluso los limitados intentos por legalizar este tipo de drogas "no sólo son altamente cuestionables desde un punto de vista legislativo, sino que además no consiguen los efectos deseados".

Suministrar drogas a los adictos, agregó, equivale a "rendirse ante el fenómeno".

,,



"Permítanme afirmarlo inequívocamente", dijo, "el problema del uso de drogas no se soluciona con drogas".

El Papa ha arremetido con frecuencia contra el "mal" de la adicción a las drogas y se ha reunido en varias ocasiones con adictos. Cuando era arzobispo en Buenos Aires dedicó gran parte de su actividad pastoral a cuidar de los drogadictos.

El mes pasado, Uruguay despejó el camino para la venta legal de cigarrillos de mariguana en las farmacias. El uso recreativo de la mariguana ha sido legalizado en los estados de Colorado y Washington, mientras Oregon votaría sobre el asunto este año.

El movimiento por la legalización de la mariguana está cobrando fuerza en América, Europa y el norte de África, donde las autoridades prefieren promover la salud pública en vez de combatir a los narcotraficantes.

Pero Francisco enfatizó que cabe atender los problemas subyacentes al uso de drogas, incluso la desigualdad social y la falta de oportunidades para los jóvenes.

Para rechazar las drogas ilegales, afirmó, "uno debe decirle sí a la vida, sí al amor, sí al prójimo, sí a la educación, sí a mayores oportunidades laborales. Si les decimos sí a todas esas cosas, no habrá lugar para drogas ilícitas, abuso del alcohol y otras formas de adicción".