Mundo

Papa Francisco condena decapitación de egipcios cristianos en Libia

Durante un evento, el líder de la Iglesia católica se refirió al hecho en español: "me permito recurrir a mi lengua materna para expresar un hondo y triste sentimiento. Hoy pude leer la ejecución de esos 20, 21, 22 cristianos coptos. Solamente decían: "Jesús, ayúdame". Fueron asesinados por el solo hecho de ser cristianos".
Reuters
16 febrero 2015 7:17 Última actualización 16 febrero 2015 7:32
Papa Francisco

El Papa Francisco participará en el Encuentro Mundial de Familias que se realizará en septiembre en los Estados Unidos. (Reuters)

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa Francisco expresó una profunda tristeza por la decapitación de 21 egipcios cristianos coptos en Libia, en declaraciones espontáneas durante un discurso para enfatizar la unidad de todos los cristianos más allá de la doctrina que sigan.

Dirigiéndose a miembros de la Iglesia de Escocia, el Papa argentino mencionó los asesinatos que ocurrieron en una playa en Libia y que fueron filmados y divulgados este domingo en un sitio que apoya a Estado Islámico.

"Me permito recurrir a mi lengua materna para expresar un hondo y triste sentimiento. Hoy pude leer la ejecución de esos 20, 21, 22 cristianos coptos. Solamente decían: "Jesús, ayúdame". Fueron asesinados por el solo hecho de ser cristianos", dijo Francisco en español, apartándose del italiano que siempre utiliza en la mayoría de los eventos formales.

El líder de los mil 200 millones de católicos, que ha dicho que es "legítimo" detener a un agresor injusto, continuó:

"La sangre de nuestros hermanos cristianos es un testimonio que grita. Sean católicos, ortodoxos, coptos, luteranos, no interesa: son cristianos", afirmó.

Francisco añadió al finalizar su discurso: "Los mártires son de todos los cristianos".

Egipto, donde los cristianos representan alrededor de una décima de la población predominantemente musulmana, está reforzando su lucha contra milicianos islámicos en la vecina Libia.

La Iglesia Copta fue fundada a partir de las enseñanzas de San Marcos, quien llevó el cristianismo a Egipto durante el reinado del emperador romano Nerón.