Mundo

Papa Francisco celebra
su cumpleaños 80

Ocho personas indigentes celebraron con el Papa Francisco su cumpleaños 80, el cual fue llevado a cabo en un hotel de El Vaticano y en el cual el sumo pontífice compartió pasteles argentinos antes de ir a presidir una misa.
AP
17 diciembre 2016 18:27 Última actualización 17 diciembre 2016 18:27
papa

(AP)

El papa Francisco celebró discretamente sus 80 años este sábado, compartiendo el desayuno con ocho indigentes y luego oficiando una misa con cardenales, mientras recibía felicitaciones de todo el mundo.

El pontífice conversó con cada uno de los invitados sin hogar —cuatro italianos, dos rumanos, un moldavo y un peruano— en un hotel y les compartió pasteles argentinos antes de ir a presidir la misa, informó El Vaticano.

Los invitados le ofrecieron al papa un ramo de girasoles. Fueron elegidos de entre los indigentes que se quedaban en la plaza de San Pedro y en las duchas para desamparados establecidas por la oficina de limosnas del papa.


Durante la misa con los cardenales, el pontífice habló del proceso de envejecer: "Desde hace unos días he pensado una palabra que parece horrible: vejez, un pensamiento que asusta". Sin embargo, luego recordó las palabras que dijo en su primer saludo papal en 2013: "La vejez es la sed del conocimiento".

"Espero que sea lo mismo para mí", agregó.

El sábado es día de trabajo en El Vaticano y Francisco mantuvo su ritmo habitual, reuniéndose también con el presidente de Malta y celebrando una audiencia con miembros de la comunidad Nomadelfia, un grupo secular cuyo estilo de vida emula a los primeros cristianos. Ellos le cantaron por su cumpleaños.


El Vaticano recibió saludos de todos los rincones del mundo en forma de mensajes personales y tuits con el hashtag #Pontifex80.

El presidente Barack Obama dijo que el papa "ha inspirado a la gente de todo el mundo con su mensaje de compasión, esperanza y paz". El presidente italiano Sergio Mattarella recordó que el pontífice pidió a los gobiernos europeos que sean más solidarios con los menos afortunados, en particular con "los migrantes y todos aquellos que viven en los márgenes de la sociedad".

El Vaticano envió tartas de cumpleaños para mil 500 personas a las cocinas comunitarias que dan alimento a los pobres y los indigentes en Roma.