Mundo

Papa Francisco cambia al ministro de Educación del Vaticano

Como prefecto para la Educación Católica, Giuseppe Versaldi tendrá autoridad sobre todas las universidades, facultades, institutos y escuelas superiores de estudios eclesiásticos o civiles que dependen de personas físicas o morales eclesiásticas en el mundo.
Notimex
31 marzo 2015 6:46 Última actualización 31 marzo 2015 6:47
Papa Francisco

Durante la audiencia de los miércoles, el Papa Francisco pidió orar para que la comunidad internacional encuentre soluciones pacíficas para Libia. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO. El Papa Francisco nombró al cardenal Giuseppe Versaldi como prefecto de la Congregación para la Educación Católica del Vaticano, en sustitución del también purpurado Zenon Grocholewski.

La sala de prensa vaticana informó que Versaldi dejará el puesto que hasta ahora ocupaba como presidente de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede.

El cardenal italiano logró conjurar una inminente salida de la Curia Romana, ya que esa Prefectura está destinada a desaparecer como parte de la reforma a las estructuras económicas del Vaticano puesta en práctica por Jorge Mario Bergoglio.

Nacido en Villarboit (Italia) en julio de 1943, Versaldi es uno de los hombres de estrecha confianza del cardenal Tarcisio Bertone, “número dos” del Vaticano durante el pontificado de Benedicto XVI que quedó en el ojo del huracán como consecuencia del escándalo del “vatileaks”.

Fue vicario general de Bertone cuando este fue arzobispo de la diócesis italiana de Vercelli y en 2007 fue designado obispo de Alessandria. En septiembre de 2011, Ratzinger lo llamó a Roma como prefecto para los Asuntos Económicos.

Con la creación de la Secretaría de Economía por parte de Francisco, la prefectura en cuestión desaparecerá luego de transferir sus competencias al flamante organismo.

Como prefecto para la Educación Católica, Versaldi tendrá autoridad sobre todas las universidades, facultades, institutos y escuelas superiores de estudios eclesiásticos o civiles que dependen de personas físicas o morales eclesiásticas en el mundo.