Mundo

Panamá desestima reclamo chino sobre licitación de Metro

Panamá ratificó la decisión de adjudicar la construcción de la línea dos del Metro de la capital a un consorcio integrado por la brasileña Odebrecht y la española FCC por cerca de 2 mil millones de dólares pese a reclamos de un oferente rival encabezado por empresas chinas.
Reuters
29 mayo 2015 18:43 Última actualización 29 mayo 2015 19:46
Metro de Panamá. (Tomada de www.elmetrodepanama.com)

Metro de Panamá. (Tomada de www.elmetrodepanama.com)

CIUDAD DE PANAMÁ.- Panamá adjudicó la construcción de la línea dos del Metro de la capital a un consorcio integrado por la brasileña Odebrecht y la española FCC por cerca de 2 mil millones de dólares, tras rechazar las objeciones realizadas por un oferente rival encabezado por empresas chinas.

Las autoridades suspendieron la semana pasada la operación tras aceptar el reclamo del consorcio PanaMetro, integrado por China Harbour Engineering Company LTD, China Railway First Group Co y la española Corsán-Corviam, que alegaron errores en el acto público y posibles conflictos de interés.

"Una vez evaluado el expediente de más de 38 mil fojas se llegó a la conclusión de confirmar lo actuado por el Ministerio de la Presidencia, a través de la Secretaría del Metro, dentro de la Licitación por Mejor Valor con Evaluación Separada", dijo la Dirección General de Contrataciones Públicas de Panamá (DGCP) en un comunicado.


El regulador consideró que la denuncia se basó en "apreciaciones subjetivas" y que "desde ningún punto de vista" se transgredieron los derechos de los competidores, que podrían impugnar la operación en los próximos días depositando un 15 por ciento del valor de la licitación como fianza.

El consorcio ganador, que fue el encargado de construir la primera línea del suburbano, ofreció mil 860 millones de dólares, más de un 10 por ciento superior a la del grupo rival.

El tercer postor fue UTE Panamá II, formado por la española Dragados, la mexicana ICA y la peruana Graña y Montero.

El consorcio ganador también fue el encargado de construir la línea uno, una obra de 2 mil 100 millones de dólares rodeada de polémica por retrasos y sobrecostos.

La nueva ruta, que dará servicio al este de la capital, supone la construcción de 22 kilómetros de vía superficial, 16 estaciones, el suministro de los trenes y la puesta en servicio del sistema en un plazo de 46 meses a partir de julio.