Fuerzas israelíes matan a dos palestinos en choques
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Fuerzas israelíes matan a dos palestinos en choques

COMPARTIR

···

Fuerzas israelíes matan a dos palestinos en choques

El Consejo de Seguridad se reunió por pedido de Kuwait, que acusó a Israel de 'violar el derecho internacional' y pidió a la ONU proteger a los palestinos.

15/05/2018
Actualización 15/05/2018 - 13:20

CIUDAD DE GAZA.- Manifestantes palestinos enfrentaban al ejército israelí este martes, al día siguiente de una jornada que dejó decenas de muertos en la Franja de Gaza, y que ha provocado indignación creciente en el mundo.

Dos manifestantes fueron abatidos por el fuego israelí, según funcionarios de salud palestinos.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que la matanza de medio centenar de personas en la frontera de Gaza indica que el conflicto requiere una solución política.

En visita a la sede de la ONU en la Unión Europea, Guterres dijo que la salida es “una solución de dos estados que permita a palestinos e israelíes vivir juntos en paz y seguridad”.

El Consejo de Seguridad se reunió por pedido de Kuwait, que acusó a Israel de “violar el derecho internacional” y pidió a la ONU proteger a los palestinos desarmados.

La embajadora estadounidense a la ONU, Nikki Haley, dijo que Israel enfrentaba a extremistas de Hamas que incitaban a la gente a arrojar objetos en llamas hacia Israel y a violar el muro.

“¿Quién de nosotros aceptaría esta clase de actividad en su frontera? Nadie”, dijo Haley. “Ningún país en este recinto actuaría con mayor moderación que Israel”.

Columnas de humo negro se alzaban de neumáticos encendidos y los palestinos arrojaban piedras a los soldados, que respondían con gases lacrimógenos. Unos 200 palestinos protestaban en la ciudad bíblica de Belén y otros 100 en Ramalá.

Previamente, los palestinos conmemoraron el 70 aniversario de su desplazamiento en masa haciendo sonar una sirena durante 70 minutos.

La gente se paró y el tráfico se detuvo en partes de la ciudad, aunque en algunas zonas apenas se escuchaban las sirenas.

Este martes se conmemora el 70 aniversario de los que los palestinos llaman su "nakba", o catástrofe - la expulsión de cientos de miles de personas en la guerra árabe-israelí de 1948 durante la creación del estado de Israel.

Placeholder block
Los palestinos arrojaban piedras a los soldados, que respondían con gases lacrimógenos.Reuters

Turquía pidió al embajador israelí que se vaya del país por algún tiempo, mientras que Alemania dijo que apoya una investigación independiente de la matanza de decenas de palestinos por las fuerzas israelíes.

La agencia oficial turca Anadolu dijo que la cancillería notificó al embajador Eitan Na’eh que “sería apropiado que regrese a su país por algún tiempo”, al tiempo que convocó a sus embajadores en Tel Aviv y Washington para consultas.

Turquía denunció la represión violenta de los palestinos, así como la decisión de Estados Unidos de trasladar su embajada a Jerusalén.

En Berlín, el vocero del gobierno Steffen Seifert dio que la violencia “nos preocupa enormemente y es terrible que tanta gente haya perdido la vida, incluidos menores”.

Seifert dijo a la prensa en Berlín que el derecho a la protesta pacífica debería reconocerse en Gaza, pero culpó al grupo palestino Hamas de acentuar las tensiones el día que Estados Unidos develó su embajada en Jerusalén.

“Hamas trata de escalar la violencia. Eso es cínico”, acotó.

El mundo fue testigo el lunes de escenas de fuerte contraste. Por un lado, las fuerzas israelíes mataron a 58 palestinos, la mayoría baleados, e hirieron a más de 2 mil 700 más en las multitudinarias protestas masivas en la zona limítrofe con Gaza, mientras que por otro, a apenas unos kilómetros de distancia, Israel y Estados Unidos festejaban la inauguración de la nueva embajada estadounidense en la disputada Jerusalén.

El elevado número de víctimas mortales en Gaza revivió las críticas internacionales hacia Israel por el uso de fuerza letal contra manifestantes desarmados, mientras que la apertura de la misión diplomática, condenada por los palestinos como un acto descaradamente proisraelí, redujo todavía más la posibilidad de que el presidente Donald Trump logre lo que en su día calificó de “acuerdo del siglo” en Oriente Medio.

Según el Ministerio de Salud de Gaza, 58 palestinos perdieron la vida el lunes, incluyendo 57 que murieron por fuego israelí y un bebé pereció tras inhalar gases lacrimógenos. Además, más de 2 mil 700 personas resultaron heridas, mil 360 de ellas por disparos. En total, 130 se encontraban en estado grave o crítico, agregó.

Israel ha justificado sus acciones afirmando que sus tropas defendían la frontera, y acusó a insurgentes de Hamas de intentar perpetrar ataques al amparo de las movilizaciones.

La aviación israelí alcanzó 11 “objetivos terroristas” en un complejo militar de Hamas el lunes, dijo el ejército el martes, añadiendo que sus tanques atacaron dos puestos de Hamas. Los manifestantes emplearon 10 dispositivos explosivos y bombas incendiarias contra las tropas israelíes y se efectuaron disparos hacia soldados posicionados a lo largo de la frontera, agregó.

Khaled Batch, jefe del comité de base que organiza las protestas, señaló que este martes se reservaría para los funerales y la huelga general, sugiriendo que no había nuevas marchas previstas para la jornada. Un alto cargo de Hamas apuntó que aunque las protestas continuarían, se esperaba una participación baja por los entierros. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no podía discutir las deliberaciones del grupo con los medios.

En los últimos días, Egipto mantuvo negociaciones con líderes de Hamás en El Cairo, presumiblemente sobre un posible alivio del bloqueo que pesa desde hace una década sobre la Franja a cambio del final de las protestas.

Israel y Egipto impusieron el bloqueo en 2007, después de que Hamas arrebató el control del territorio a fuerzas leales al presidente palestino Mahmud Abbas. Desde finales de marzo, la formación lidera protestas semanales en la zona fronteriza para intentar levantar las restricciones.