Mundo

Padres de joven baleado en Ferguson entablan demanda

Michael Brown tenía 18 años cuando fue baleado por el policía Darren Wilson durante una confrontación. El incidente causó protestas, en ocasiones violentas y desató un movimiento nacional; autoridades locales y federales fallaron que Wilson actuó de forma justificada.
AP
23 abril 2015 12:19 Última actualización 23 abril 2015 12:26
Ferguson

La muerte de Brown provocó protestas, en ocasiones violentas, y desencadenó un movimiento nacional bajo el lema "Las vidas de los negros importan". (Reuters)

CLAYTON, Missouri,.- Los padres del adolescente negro Michael Brown presentaronuna demanda contra la ciudad de Ferguson por la muerte a tiros de su hijo a manos de un policía blanco el año pasado.

La muerte de Brown en agosto pasado centró la atención nacional en la a menudo contenciosa relación entre los jóvenes negros y la policía.

Abogados de los padres de Brown, Lesley McSpadden y Michael Brown Sr., presentaron la demanda.


Brown tenía 18 años cuando fue baleado por el policía Darren Wilson durante una confrontación. El incidente causó protestas, en ocasiones violentas. Al final, las autoridades locales y federales fallaron que Wilson actuó de forma justificada.

Nadie respondió por el momento mensajes dejados por The Associated Press en busca de comentarios, tanto de parte de funcionarios de Ferguson como de un abogado de Wilson.

La muerte de Brown desencadenó un movimiento nacional bajo el lema "Las vidas de los negros importan" que pide cambios en la forma en la que trata la policía con las minorías.

Un jurado de instrucción del condado de St. Louis y el Departamento de Justicia de Estados Unidos declinaron presentar cargos contra Wilson, que dimitió en noviembre, pero el Departamento de Justicia presentó el mes pasado un duro informe en el que identificó prejuicios raciales y encasillamiento racial en el Departamento de Policía de Ferguson, así como un sistema judicial municipal centrado en los beneficios económicos que a menudo se dirige contra los vecinos negros.

Varios funcionarios municipales dimitieron tras la publicación del informe, incluyendo el gestor de la ciudad, el jefe de policía y el juez de la ciudad. El conserje del tribunal municipal fue despedido por el contenido racista de sus correos electrónicos.