Mundo

Ortega buscará gobernar Nicaragua por otros 5 años

El partido sandinista proclamó como su candidato para los comicios presidenciales de noviembre en Nicaragua al actual presidente del país, Daniel Ortega.
Reuters
04 junio 2016 22:5 Última actualización 04 junio 2016 22:5
Daniel Ortega

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. (Reuters)

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, buscará gobernar por otros cinco años al país centroamericano, luego que un congreso del partido sandinista lo proclamó el sábado su candidato para los comicios de noviembre.

Ortega, un ex guerrillero marxista que gobernó por primera vez en la década de 1980 y retornó al poder en el 2007 tras 16 años en la oposición, también recibió del congreso de su partido facultades para escoger a su compañero de fórmula como aspirante a la vicepresidencia y forjar alianzas.

Los comicios los ganaría con amplitud el actual mandatario Ortega, mientras su partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) retendría la mayoría de los 90 escaños en la Asamblea Nacional, según encuestas recientes que dan mínimas posibilidades a la fragmentada oposición.

Al congreso asistieron mil 910 delegados del FSLN que proclamaron por unanimidad la candidatura de Ortega, quien ganó los últimos comicios del 2011 apoyado en una resolución judicial que declaró "inaplicable" una prohibición constitucional a la reelección continua. Luego, el mayoritario FSLN reformó en la asamblea la constitución para eliminar la prohibición.

Al evento no tuvo acceso la prensa internacional, solamente medios controlados por la familia del presidente.

Una encuesta de la firma M&R Consultores reveló en abril que el FSLN tiene un 50.2 por ciento de simpatías electorales, mientras todos los partidos opositores juntos acumulan un 5.9 por ciento de simpatizantes. Un 43.9 por ciento se declaró sin partido o preferencia.

Las principales formaciones opositoras son una alianza alrededor del Partido Liberal Independiente, que nombró al diputado y médico Luis Callejas como candidato presidencial, y otra unión en torno al Partido Liberal Constitucionalista, que no ha nombrado aún a sus aspirantes.