Mundo

ONU discute sobre reglamentación para robots asesinos

En la primera reunión sobre el tema, los representantes de diversos países tratan de definir los límites y responsabilidades de los “robots asesinos”; buscan adoptar medidas preventivas a fin de asegurar que siempre haya una persona dirigiendo cualquier tipo de armamento.
Associated Press
13 mayo 2014 10:30 Última actualización 13 mayo 2014 10:30
Etiquetas
Drones

Los "robots asesinos" podrían ir más allá de los aviones teledirigidos por humanos, conocidos como drones. (Associated Press)

GINEBRA. Diplomáticos instaron a adoptar nuevas leyes internacionales para el uso de "robots asesinos" si esa tecnología se convierte en realidad algún día.

En la primera reunión de Naciones Unidas dedicada al tema, los representantes comenzaron a tratar de definir los límites y las responsabilidades de los llamados sistemas de armas letales autónomas, que podrían ir más allá de los aviones teledirigidos por humanos, conocidos como drones.

El tono de la reunión de cuatro días fue establecido por Michael Moeller, director en funciones de la sede europea de la ONU en Ginebra, quien instó a los delegados a tomar "medidas audaces" para adoptar nuevas leyes preventivas a fin de asegurar que siempre haya una persona dirigiendo cualquier tipo de armamento.

"Con demasiada frecuencia el derecho internacional sólo responde a las atrocidades y el sufrimiento una vez que ha ocurrido", dijo Moeller, un diplomático danés. "Ustedes tienen la oportunidad de tomar medidas preventivas y asegurar que la decisión final de acabar con una vida siga estando firmemente bajo control humano".

Los delegados de muchos de los países dijeron que las leyes existentes no cubren las armas futuras que podrían decidir sus blancos sin intervención humana.

"Es indispensable mantener el control de la decisión de matar a otra persona", dijo el embajador alemán Michael Biontino en la reunión.

El embajador de Brasil Pedro Motto Pinto Coelho dijo que la automatización del campo de batalla parece inevitable, pero no es un fenómeno nuevo, y "la fascinación producida por la tecnología no nos impedirá plantear preguntas relevantes sobre la conveniencia y las consecuencias de nuestras elecciones futuras".

El diplomático y asesor legal estadounidense Stephen Townley advirtió a los asistentes que era inconveniente tratar de "prejuzgar" los usos de las tecnologías emergentes.