Mundo

ONU califica de 'atroz y cobarde' decapitación de egipcios por EI

En una declaración, el Consejo de Seguridad condenó los asesinatos y dijo que “demuestran una vez más la brutalidad del EI, que es responsable por miles de crímenes y abusos contra gente de todos los credos, etnicidades y nacionalidades, sin miramiento por ningún valor básico de humanidad”.
Notimex
16 febrero 2015 12:25 Última actualización 16 febrero 2015 12:26
(Reuters)

(Reuters)

NACIONES UNIDAS. El Consejo de Seguridad de la ONU calificó de “atroces y cobardes” las aparentes decapitaciones de 21 egipcios a manos del grupo terrorista Estado Islámico de Irak y el Levante (EI), ocurridas en Libia el fin de semana.

En una declaración, el Consejo de Seguridad condenó los asesinatos y expresó que éstos “demuestran una vez más la brutalidad del EI, que es responsable por miles de crímenes y abusos contra gente de todos los credos, etnicidades y nacionalidades, sin miramiento por ningún valor básico de humanidad”.

El organismo ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas, y reiteró su condena enérgica a la persecución de individuos y comunidades enteras sobre la base de sus creencias o religión.

“Los miembros del Consejo de Seguridad subrayaron otra vez que EI debe ser derrotado y que la intolerancia, la violencia y el odio que conllevan deben ser desterrados”, de acuerdo con la declaración.

Destacó que el acto de barbarie cometido por el EI no los intimida y que, por el contrario, fortalece su decisión de que debe haber un esfuerzo común entre gobiernos e instituciones para combatir el extremismo.

El Consejo de Seguridad urgió además a que tanto el EI como el grupo extremista islámico Ansar Al Sharia, que opera en Libia, liberen a las personas que tienen bajo secuestro.

Recordó además la resolución que aprobó este mes, que apunta a cortar el financiamiento a estos terroristas.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también censuró en un comunicado los asesinatos de los 21 ciudadanos cristianos de Egipto, y reiteró su repudio al ataque contra las personas en base a su filiación religiosa.

Ban expresó además sus condolencias a las familias de quienes perdieron sus vidas como resultado del acto barbárico, así como al gobierno egipcio.

El titular de la ONU reafirmó que la continuación del diálogo es la única manera en que Libia podría superar su crisis actual, y que sólo mediante esta vía es posible construir un Estado con instituciones capaces de confrontar al terrorismo.