Mundo

OMS declara a Senegal libre de ébola

Después de concluir el periodo de incubación e incluso doblarlo, con 42 días, se confirmó que no hubo contagio después de que un hombre enfermo de ébola llegó a Dakar se confirmó que Senegal no tiene más casos; por otra parte la epidemia se ha logrado contener en los cinco países africanos afectados.
Agencias
17 octubre 2014 9:46 Última actualización 17 octubre 2014 9:47
Los jóvenes enterradores del ébola

En Sierra Leona, un grupo de jóvenes se ocupan del trabajo más sucio de la epidemia del ébola: encontrar y enterrar a los muertos.

GINEBRA. El brote de ébola en Senegal ha sido eliminado oficialmente, pero el país sigue siendo vulnerable a presentar más casos de la mortal enfermedad que podrían llegar desde el exterior, anunció la Organización Mundial de la Salud.

El periodo de incubación de 21 días del virus ha sido superado con creces hasta llegar al doble, o 42 días, desde que un hombre guineano que viajó a Dakar fue confirmado como víctima de ébola, dijo la OMS en un comunicado en el que elogió a las autoridades senegalesas por su "diligencia".

El hombre se ha recuperado y sus 74 contactos conocidos no llegaron a contagiarse.

"Aunque el brote ha terminado oficialmente, la situación geográfica de Senegal la hace vulnerable a más casos del virus del ébola que puedan llegar desde el exterior. El país sigue estando atento a cualquier caso sospechoso y acatará rigurosamente las recomendaciones de la OMS", dijo la agencia de Naciones Unidas.

Por otra parte, funcionarios dicen que ébola se ha logrado contener en cinco países, entre ellos Liberia, Sierra Leona y Guinea, gracias a los mayores controles fronterizos, el rastreo de enfermos y otros procedimientos médicos.

Nigeria también ha registrado éxitos
. Registró 20 casos, ocho de ellos fatales, desde que el virus fue introducido al país por un liberiano-estadounidense que en julio voló de Liberia a Lagos, la capital comercial de Nigeria. Unas 900 personas quedaron expuestas al virus por el viajero, que murió y el mal podría haber causado un desastre en el país más populoso de África.

Sin embargo, el rastreo minucioso de los contactos parece haber derrotado el mal y no se registran casos nuevos desde el 31 de agosto.

Los cierres de fronteras también ayudan a detener la epidemia. Costa de Marfil, Guinea-Bissau y Senegal, que limitan con al menos uno de los tres países más afectados, han cerrado esas fronteras.

El mal sigue causando estragos en Liberia, Guinea y Sierra Leona, al superar la capacidad de sus sistemas de salud.

Y algunos observadores advierten que los cierres son de alcance limitado en una región con fronteras altamente porosas y escasos recursos para patrullarlas. Es fácil evadir algunos retenes fronterizos.

También se teme que las restricciones agraven la situación en los países afectados al crear el equivalente de un embargo económico.

"Hemos quedado aislados", dijo el ministro de Economía sierraleonés Kaifala Marah. "Está matando nuestras economías".

Algunos países africanos, como Sudáfrica y Zambia, han impuesto restricciones aéreas más estrictas que las de Estados Unidos o Gran Bretaña. Kenya Airways ha dejado de volar a los países afectados.

Otro factor es la suerte. Basta que una persona infectada evada a los guardias fronterizos o aborde un avión para provocar un desastre.

"Gracias a la misericordia de Dios no hemos registrado un caso en Kenia, pero debemos mejorar nuestros preparativos para un desastre", dijo la doctora Nelly Bosire, una directiva del principal sindicato médico del país.

"El hecho de interrumpir los vuelos en África occidental tuvo un efecto. Creo que hicimos bien, pero también la suerte tuvo mucho que ver".

Con información de Reuters y AP