Mundo

Observatorio Sirio confirma destrucción de tres arcos en Palmira

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos señaló que se trato de la destrucción de la parte superior de tres arcos (dovelas), quedando en pie los pilares respectivos.
Notimex
05 octubre 2015 6:51 Última actualización 05 octubre 2015 6:51
Destrucción del templo Baalshamin en Palmira por el Estado Islámico

Imágenes propagandísticas publicadas por el grupo extremista Estado Islámico muestran supuestamente a insurgentes colocando explosivos y volando el templo de Baalshamin, de 2 mil años de antigüedad, en la histórica ciudad de Palmira. (AP)

LONDRES. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) confirmó la destrucción de las dovelas de tres arcos de la ciudad de Palmira, Patrimonio de la Humanidad desde 1980, por parte del Estado Islámico (EI).

Fuentes del OSDH en ese país confirmaron el hecho y precisaron que se trató de la destrucción de la parte superior de tres arcos (dovelas), quedando en pie los pilares respectivos.

Probablemente esa parte de los arcos fueron destruidos por las inscripciones y símbolos que estaban grabados en ellos, señalaron las fuentes al OSDH con sede en la capital británica, que lo publicó en su página de la red social Facebook.

Los primeros reportes hablaban de un arco. Fotografías previas indican que se trata de tres arcos. Uno, el principal, flanqueado por dos de menor tamaño, y las dovelas de los tres habrían sido destruidos.

El Estado islámico, que sigue la línea más ortodoxa sunita, (EI) se hizo del control de Palmira, en la occidental provincia siria de Homs, el 20 de mayo pasado, y ha destruido otras ruinas de la ciudad que floreció en los siglos I y II de nuestra era.

El 30 de septiembre el mismo EI destruyó el Templo de Bel, de acuerdo a la confirmación realizada mediante fotografías satelitales.

El 23 del mismo agosto el atacado y destruido fue el Templo de Baalshamin, y antes fueron asesinados dos expertos en Palmira. El primero fue el arqueólogo Khaled Assad, de 82 años de edad, tras un mes de secuestro por el EI.

El segundo, Qasem Abdullah Yehiya, murió en un ataque con mortero a la Ciudadela de la ciudad de Damasco, hecho en el cual otros trabajadores culturales también perecieron.

En julio fueron destruidos bustos funerarios y la famosa estatua del león de Atenea de la entrada del Museo de Palmira, también por el EI.