Mundo

Obama será demandado en la Suprema Corte: Abbott

El gobernador de Texas, Greg Abbott, asegura que el presidente Barack Obama se excedió en sus facultades legales con orden migratoria.
Agencias
22 febrero 2015 22:53 Última actualización 23 febrero 2015 5:0
Barack Obama

El presidente de los EU será demandado en la Suprema Corte, advirtió el gobernador de Texas. (Reuters)

WASHINGTON.- El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, anunció que llevará a la Suprema Corte de Estados Unidos la acusación de que el presidente Barack Obama ––quien insistió en su llamado de una reforma integral en la materia–– se excedió en sus facultades constitucionales al emitir en noviembre la orden ejecutiva que facilitaría regularizar a unos cinco millones de inmigrantes.

“No hay duda, esto va a la Suprema Corte. El presidente ha violado el estado de derecho y ha contradicho la Constitución al inventar la ley migratoria”, afirmó el mandatario estatal, que asumió apenas el 20 de enero, en reemplazo de Rick Perry, quien busca por segunda vez la candidatura republicana a la Casa Blanca para los comicios de 2016. Exprocurador general texano, que en ese cargo presentó la demanda apoyada por otros 25 estados contra la versión ampliada del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) que habría entrado en vigor el miércoles, Abbott dijo a la cadena CBS que dicha querella se enfoca “en la extralimitación del presidente, que rechaza guiarse por la Constitución y quiere inventar nuevas leyes migratorias, en lugar de dejar que el Congreso las establezca”.

Enfatizó que Obama debe cumplir su promesa de repatriar “tan pronto como sea posible” a los indocumentados que cruzan la frontera desde México, e insistió en que cualquier decisión sobre los casi doce millones que viven en EU corresponde al Legislativo. Por su parte, añadió, Texas tiene su propio plan de vigilancia en el límite sur, que se reforzó con más de 500 efectivos del Departamento de Seguridad Pública, rangers y nuevos medios tecnológicos, que financía con sus propios recursos.

Ayer se esperaba por la noche la presencia de Abbott en una cena ofrecida por la Casa Blanca, en el marco de la Reunión Invernal de la Asociación Nacional de Gobernadores. En diciembre, el Ejecutivo estatal también se vio con Obama poco después de presentar la demanda contra la DACA y su versión para padres de familia indocumentados (DAPA), que entraría en vigor el 19 de mayo, al integrar un grupo de gobernadores electos en la votación intermedia de noviembre que analizó la creación de empleos en la Oficina Oval. Como secretario de Justicia de Perry, demandó en 31 ocasiones a Obama, por lo que llegó a bromear que su labor era “levantarme, ir a trabajar, demandar a Obama e irme a casa”.

El viernes, Josh Earnest, vocero de la Casa Blanca, dijo que la procuraduria general buscará una suspensión del fallo del juez de distrito Andrew Hanen que detuvo temporalmente la orden migratoria de Obama, además de la apelación que presentaría hoy en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, con sede en Louisiana. De obtener la suspensión (stay), el DACA podrá aplicarse de acuerdo a lo planeado mientras hay un veredicto jurídico definitivo. Sin embargo, tanto Abbott como su secretario de Justicia, Ken Paxton, manifestaron que “típicamente la suspensión se concede para que se mantenga el statu quo y aquí el statu quo es la ley aprobada por el Congreso, no la acción ejecutiva del presidente que reescribe la ley. El atropellamiento ilegal de la Constitución desbarata el statu quo”.

Especialistas jurídicos consideran que el tribunal de apelaciones podría pronunciarse en las próximas semanas, pero la batalla se extendería hasta un año o más si eventualmente llega hasta la Suprema Corte, como amenazó Abbott, ya que la agenda de la máxima instancia está saturada.

placeholder