Mundo

Obama se previene y detiene espionaje al FMI y Banco Central

10 febrero 2014 4:12 Última actualización 31 octubre 2013 17:52

  [Obama ordenó detener ese tipo de prácticas en las últimas semanas/Bloomberg] 


 
Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó a la Agencia Nacional de Seguridad que detenga sus escuchas al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial como parte de una revisión de las actividades de inteligencia del país, dijo el jueves un funcionario estadounidense familiarizado con el tema.

La orden es la más reciente medida de la Casa Blanca para demostrar que tiene intenciones de detener algunas tareas de vigilancia en medio de las críticas recibidas luego de que el ex contratista de la NSA Edward Snowden filtró informaciones sobre los programas de recolección de datos de aliados y adversarios de Estados Unidos y ciudadanos del país norteamericano.

Las actividades de vigilancia de la NSA sobre el FMI y el Banco Mundial no habían sido reveladas. Los detalles de ese tipo de programas de espionaje suelen ser sumamente confidenciales.

En respuesta a las consultas de Reuters, un funcionario del Gobierno de Obama dijo: "Estados Unidos no está realizando una vigilancia electrónica sobre las sedes del Banco Mundial y el FMI en Washington".

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, no aclaró si la NSA había realizado escuchas a las dos entidades en el pasado.

El funcionario dijo que Obama había ordenado detener ese tipo de prácticas en las últimas semanas, además de haber dado instrucciones a la NSA de reducir las escuchas en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

El FMI y el Banco Mundial declinaron hacer comentarios.

Representantes de la NSA y la Oficina del Director Nacional de Inteligencia tampoco hicieron declaraciones.

Loch K. Johnson, un ex asesor de supervisión del Congreso y actual profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Georgia, dijo que Obama tomó la decisión correcta al frenar las escuchas sobre organismos internacionales y líderes extranjeros aliados como la canciller alemana Angela Merkel.

"Creo que es una buena idea disminuir la vigilancia" de objetivos relacionados al campo económico, dijo Johnson. "El enemigo es el terrorismo y deberíamos centrarnos en eso. Tenemos que enfocar casi todos nuestros recursos en Al Qaeda y sus afiliados", agregó.