Mundo

Obama propone prohibir nuevas perforaciones petroleras en el Atlántico

Ecologistas y las comunidades costeras del Atlántico dijeron que las extracción de gas y petróleo amenazaba la vida marina, la pesca y el turismo en la costa este; la propuesta de Obama pretende protege los recursos sensibles y apoya el desarrollo seguro y responsable de los recursos energéticos. 
Bloomberg
15 marzo 2016 18:35 Última actualización 15 marzo 2016 18:35
ME. El triste ocaso de la presidencia de Barack Obama.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos. (Archivo/ Reuters)

El gobierno de Obama está dando marcha atrás en cuanto a la apertura de las aguas del Atlántico para una nueva generación de extracción de gas y petróleo, después de una revuelta realizada por los ecologistas y las comunidades costeras que dijeron que la actividad amenazaba la vida marina, la pesca y el turismo a lo largo de la costa este de Estados Unidos.

El programa de arrendamiento para instalar plataformas de alta mar que se propuso, dado a conocer el martes, elimina el plan inicial del gobierno de subastar en 2021 los derechos de perforación que contemplan hasta 42 millones de hectáreas ubicadas en la zona centro y sur del Atlántico, según un comunicado del Departamento del Interior. La propuesta también establece el escenario para la venta de las concesiones de gas y petróleo en las aguas árticas de los mares de Beufort y Chukchi, así como la ensenada de Cook en Alaska y el Golfo de México, donde se programaron tentativamente 10 subastas que tendrían lugar entre el 2017 y el 2022.

“Se trata de una propuesta equilibrada que protege los recursos sensibles y apoya el desarrollo seguro y responsable de los recursos energéticos locales de la nación para crear puestos de trabajo y reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero”, dijo la secretaria del interior Sally Jewell en un comunicado. “La propuesta concentra las ventas potenciales de arrendamiento en zonas con el mayor potencial de recursos, el mayor interés del sector y una infraestructura ya establecida”.

La retirada del Atlántico es un duro golpe al sector del petróleo, a cargo de un presidente que una vez prometió un enfoque hacia la energía que incluye todo lo mencionado anteriormente, pero que ahora se mueve en forma agresiva para impulsar la energía renovable y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero vinculadas a la quema de combustibles fósiles. Las compañías de energía están mirando hacia la zona del Atlántico de Estados Unidos, que fue abandonada hace décadas debido a los altos costos de desarrollo, como una frontera prometedora, con el potencial de complementar eventuales bajas en la producción en tierra.

BP y SHELL

La decisión de Obama deja a los productores de alta mar, tales como BP Plc, Chevron Corp. y Royal Dutch Shell Plc, en gran parte confinados al tan explotado Golfo de México. Aunque la propuesta incluye las aguas del Ártico en poder de Estados Unidos, los bajos precios del petróleo y los decepcionantes resultados de Shell en una prueba esencial realizada en un pozo en el mar de Chukchi han reducido el apetito del sector para realizar nuevas perforaciones allí por ahora.

Los ecologistas aplaudieron la decisión el martes considerándola una victoria para las ballenas, los esturiones y otros animales que viven en el Atlántico -- así como los pescadores, navegantes y operadores de hoteles cuyas vidas y medios de subsistencia están vinculados a esas aguas.

OPINIÓN PÚBLICA

El plan que se dio a conocer el martes es solo el último paso en un largo proceso de varios años de desarrollo del programa de cinco años del gobierno de Estados Unidos para arrendar aguas costa afuera. El número de subastas generalmente se ha reducido. Tanto la propuesta como un análisis ambiental del programa ahora serán sometidos a los comentarios de la opinión pública y podrían volver a revisarse antes de que el gobierno de Obama culmine su mandato a fines de este año.

“Sabemos que el Ártico es un lugar único de importancia fundamental para muchos – incluyendo a los nativos de Alaska que dependen del océano para subsistir–,” dijo la Secretaria del Interior Jewell. “A medida que elaboremos la propuesta final, queremos conocer la opinión pública para definir si estos lugares son apropiados para su arrendamiento futuro y ver cómo podemos proteger los recursos ambientales, culturales y de subsistencia”.

Esta no es la primera vez que Obama revierte un plan para disponer del Atlántico para la perforación marítima: tomó medidas similares para ofrecer concesiones de petróleo y gas a lo largo de la costa este en 2010, pero dio marcha atrás después de que el fallido pozo de BP, Macondo, reventó en el Golfo de México, dejando al territorio fuera del programa de arrendamiento para los años 2012 y 2017.