Mundo

Obama promete fin a la guerra en Afganistán

“Después de una década de guerra, estamos en un momento crítico”, dijo el mandatario estadounidense ante cientos de tropas en la base de la fuerza aérea de Bagram durante su visita de apenas unas horas.
Notimex
25 mayo 2014 18:38 Última actualización 25 mayo 2014 18:40
Barack Obama

El presidente Barack Obama estrecha la mano de los soldados en la base aérea de Bagram en Kabul. (Reuters)

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama reiteró hoy la decisión de su gobierno de concluir este año de manera responsable la guerra en Afganistán durante una sorpresiva visita a ese país, a fin de agradecer a las tropas estadunidenses estacionadas ahí.

“Después de una década de guerra, estamos en un momento crítico”, dijo el mandatario ante cientos de tropas en la base de la fuerza aérea de Bagram durante su visita de apenas unas horas y que estuvo confinada a esa instalación militar.

El presidente hizo alusión al hecho de que este año las fuerzas afganas de seguridad se hicieron cargo de las tareas de seguridad a través de su país, si bien 32 mil tropas estadunidenses aún permanecen estacionadas en ese país.

“Para el fin de este año la transición estará completada y los afganos tomarán completa responsabilidad por su seguridad y nuestra misión de combate llegará a su fin. La guerra de Estados Unidos en Afganistán llegará a un fin responsable”, prometió.

Obama dijo que hará su anuncio sobre el fin de la guerra “muy pronto, pero es importante para mí asegurarme de que he consultado directamente con la gente (mandos militares) cara a cara antes de que esas decisiones sean tomadas”.

El fin de las operaciones de combate no significará la salida total de estas tropas, ya que un número no determinado aún permanecería en Afganistán, en tareas de capacitación de asesores de las fuerzas afganas y para la protección del personal diplomático y civil.

El mandatario aterrizó en Bagram poco después de las 11 de la mañana tiempo de Washington, 13 horas después de haber abandonado la Casa Blanca poco después de las 11 de la noche del sábado sin anuncio público alguno de por medio.

La visita, en la víspera del Día de los Caídos que se celebrará este lunes en Estados Unidos, fue la cuarta que Obama realizó a Afganistán y la primera en los pasados dos años, y de acuerdo con la Casa Blanca fue preparada de manera callada por espacio de cuatro meses.

Ben Rhodes, asesor para Comunicaciones de la Casa Blanca, dijo a reporteros que viajaron con el mandatario a bordo del avión presidencial que en primera instancia la visita le dio a Obama la oportunidad de agradecer en persona a esas tropas por su servicio en ese teatro de operaciones.

Rhodes indicó que no estaba previsto que el mandatario se reuniera con el presidente afgano Hamid Karzai o con alguno de los candidatos presidenciales que se enfrentarán en una segunda vuelta electoral.

Un funcionario de la administración explicó que la ausencia de contactos entre Obama y funcionarios del gobierno afgano se debió a que el viaje estuvo enfocado en convivir y agradecer a las tropas estacionadas allá.

“Nosotros le ofrecimos (a Karzai) la oportunidad de venir a Bagram, pero no nos sorprendió que no fuera posible debido a la pronto de la noticia”, dijo el funcionario, que pidió mantener su nombre en reserva, adelantando que es probable que Obama converse con su homólogo afgano en los próximos días.

Durante su breve estancia en Afganistán, el jefe de la Casa Blanca fue informado por los comandantes militares sobre la situación de esas tropas, y visitó además a soldados heridos en el hospital habilitado en la base.

El mandatario viajó acompañado de su asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, así como por el cantante de música country Brad Paisley, quien actuó frente a las tropas en uno de los hangares de la base.

La visita ocurre en momentos que Obama enfrenta nuevas críticas por las acusaciones de trato negligente de veteranos militares en hospitales del gobierno, y que en algunos casos habría resultado en la muerte de varios de ellos mientras esperaban recibir atención médica.