Mundo

Obama planea retiro total de tropas en Afganistán para 2016

El mandatario anunció hoy un plan para que a finales de año de los 32 mil soldados que se encuentran en Afanistán, permanezcan solo 9 mil 800, los cuales serán encargados de preparar a las tropas afganas para que finalmente en 2016 se retiren. 
Reuters
27 mayo 2014 20:56 Última actualización 27 mayo 2014 20:56
Militares en operativo en Afganistán. (Bloomberg)

Militares en operativo en Afganistán. (Bloomberg)

WASHINGTON. El presidente Barack Obama anunció el martes un plan para dejar sólo 9 mil 800 soldados estadounidenses en Afganistán tras la retirada formal de las tropas a fin de año y evacuarlos a fines del 2016, poniendo fin a una presencia de más de una década tras los ataques del 2001 contra las Torres Gemelas.

La decisión permitirá que Obama deje la presidencia de Estados Unidos a principios del 2017 habiendo retirado al país de la guerra más larga de su historia. El mandatario terminó con la presencia de tropas de combate en Irak en el 2011.

El anuncio de Obama en la Casa Blanca generó críticas por parte de los republicanos, que alegaron que los esforzados avances conseguidos contra los talibanes podrían perderse, del mismo modo que la violencia sectaria retornó a Irak tras el retiro de Estados Unidos.

Obama, que hizo una visita relámpago a soldados estadounidenses en Afganistán el fin de semana antes de que las operaciones de combate concluyan a fines de año, pareció anticiparse a los temores por abandonar Afganistán al decir que era tiempo de que los afganos garanticen la seguridad de su país.

"Tenemos que reconocer que Afganistán no será un lugar perfecto, y no es responsabilidad de Estados Unidos convertirlo en uno", declaró Obama.

Bajo su plan, 9 mil 800 soldados estadounidenses permanecerán hasta el año que viene. Para fines del 2015, ese número se reduciría a aproximadamente la mitad.

Para finales del 2016, la presencia estadounidense se limitará a la presencia normal de personal diplomático, como ha ocurrido en Irak.

Los 9 mil 800 soldados asumirían un rol de asesores para las fuerzas afganas. Entrenarían a tropas locales y las ayudarían a realizar misiones para eliminar objetivos restantes de al Qaeda.

El número surgió luego de que Obama conversó el domingo con comandantes militares en la Base Aérea de Bagram en Afganistán, en momentos en que Washington deja atrás paulatinamente una guerra que comenzó tras los ataques del 11 de septiembre del 2001 en suelo estadounidense.

Toda presencia militar de Estados Unidos más allá de 2014 dependerá de que Afganistán firme un tratado bilateral de seguridad con Estados Unidos.

El presidente saliente Hamid Karzai se ha negado a firmarlo. Pero los funcionarios estadounidenses confían en que los dos principales candidatos presidenciales en Afganistán, Abdullah Abdullah y Ashraf Ghani, han prometido firmarlo rápidamente si resultan elegidos en la segunda vuelta el 14 de junio.

Obama dijo que la prolongada presencia de Estados Unidos en Afganistán es una prueba de que "es más difícil terminar las guerras que empezarlas".

"Pero así es como termina la guerra en el siglo XXI: no a través de ceremonias de firmas sino con golpes decisivos contra nuestros adversarios, transiciones hacia gobiernos electos, fuerzas de seguridad que son entrenadas para asumir el mando y finalmente toda la responsabilidad", remarcó.

Estados Unidos tiene ahora unos 32 mil soldados en Afganistán. Los jefes militares estadounidenses han pedido una fuerza de al menos unos 10 mil efectivos, diciendo que es la cantidad mínima requerida.

Casi unos 2 mil 200 soldados estadounidenses han muerto en suelo afgano desde la invasión.