Mundo

Obama pide no caer en histeria por el ébola

El presidente estadounidense dijo que no existe "un brote" o "epidemia" en Estados Unidos por lo que pidió no sucumbir en histeria por el virus, además solicitó la cooperación de los ciudadanos y el gobierno para que participen en las medidas precautorias.
AP
18 octubre 2014 13:4 Última actualización 18 octubre 2014 13:4
Obama dijo que prohibir los vuelos hacia los países podría hacer que las personas eludieran los controles para detectar el ébola.

Hoy un ciudadano fuera de la Casa Blanca solicitó detener los vuelos de y hacia los países afectado por el ébola. (Reuters)

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama pidió el sábado a Estados Unidos que no sucumba a la histeria sobre el ébola, al tiempo que advirtió que lidiar con el mortífero virus requerirá que los ciudadanos, el gobierno y la prensa participen.

En su alocución semanal por la radio e internet, el presidente rechazó llamados a que Estados Unidos implemente una prohibición de viajes. Varios legisladores han dicho que esa sería una medida de sentido común para prevenir que más personas con ébola ingresen a Estados Unidos, pero Obama dijo que una prohibición así solamente dañaría los esfuerzos de ayuda y las medidas de detección.

"Tratar de sellar una región del mundo — si eso fuese posible — podría empeorar las cosas", dijo Obama.

Crecientes preocupaciones sobre ébola y los tres casos diagnosticados hasta ahora en Dallas hicieron que Obama nombrase el viernes a un ex asesor de la Casa Blanca como el máximo funcionario a cargo de la coordinación de la prevención.

El presidente dijo que no existe "un brote" o "epidemia" en Estados Unidos, pero afirmó que incluso un sólo caso es demasiado.
"Es una enfermedad grave, pero no podemos rendirnos a la histeria ni el miedo porque eso solamente dificulta proveer a la gente la información necesaria", dijo Obama. "Tenemos que estar guiados por la ciencia".

Las autoridades estadounidenses están tratando de contener las repercusiones de los casos de ébola identificados en Estados Unidos, apresurándose a cortar posibles rutas de infección para aquellos que entraron en contacto con individuos que contrajeron la enfermedad.

Obama dijo que estaba "absolutamente confiado" en que Estados Unidos puede prevenir un brote en el país, si continúa dando preponderancia a los hechos y no al miedo.

No obstante, los republicanos criticaron al elegido por Obama y resaltaron la inexperiencia de Klain. Además se preguntaron por qué el presidente no eligió a alguien con experiencia en el manejo de enfermedades infecciosas. Ante la cercanía de las elecciones legislativas, los congresistas republicanos sostienen que la elección de un operador demócrata fue inadecuada ante la creciente preocupación de la gente por el ébola.

"Será el presidente quien se haga responsable de haber encargado a un activista político liberal la coordinación de la respuesta gubernamental ante el ébola", dijo el representante John Fleming, de Louisiana, quien es médico.