Mundo

Obama pide a Putin aprovechar pláticas de paz para Ucrania

Los mandatarios de Estados Unidos y Rusia, Barack Obama y Vladimir Putin, respectivamente, hablaron por primera vez en semanas; mientras que Alemania y Francia promoverán un cese al fuego, en el marco de la Reunión en Minsk.
Agencias
10 febrero 2015 21:43 Última actualización 11 febrero 2015 5:0
El cuerpo de una mujer que fue alcanzada por el bombardeo con cohetes Grad en la ciudad de Kramatorsk.  (Reuters)

El cuerpo de una mujer que fue alcanzada por el bombardeo con cohetes Grad en la ciudad de Kramatorsk. (Reuters)

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamó por teléfono a su homólogo ruso, Vladimir Putin, para resaltar la importancia de que el Kremlin aproveche hoy las negociaciones multilaterales de paz para Ucrania en Minsk, afirmó la Casa Blanca en lo que constituyó el primer diálogo entre ambos mandatarios en las últimas semanas.

Mientras los combates se agudizaron en el este ucraniano a horas de las pláticas en la capital bielorrusa, la Casa Blanca expuso que “Obama destacó el creciente saldo humano de la lucha y la importancia de que el presidente Putin aproveche la oportunidad representada por las discusiones entre Rusia, Francia, Alemania y Ucrania para alcanzar una solución pacífica”.

Funcionarios norteamericanos añadieron que Obama advirtió a Putin que “los costos para Rusia aumentarán”, si continúa financiando a los separatistas y enviándoles tropas y armamento

Poco antes del intercambio telefónico, el grupo de contacto integrado por delegados de Kiev, los rebeldes prorrusos, Moscú y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) finalizó sus preparativos hacia la reunión de “los cuatro de Normandía”.

El grupo trabajó en un plan de cese al fuego y la forma de supervisarlo, así como en el retiro de armas pesadas. Otra opción que estará sobre la mesa en Minsk sería la creación de una zona desmilitarizada en la región de Donbass bajo responsabilidad rusa, en lo que la OSCE y los líderes de Alemania y Francia insistirán, según RIA Novosti.

El gobierno de Ucrania abrió mientras tanto un nuevo frente, cerca de la ciudad de Mariupol. El Consejo de Defensa y Seguridad Nacional informó que sus tropas “irrumpieron en las líneas enemigas” a lo largo de la costa del Mar de Azov, rumbo a la población de Novoazovsk, en poder de los prorrusos.

El Batallón Azov, milicia ultraderechista aliada de Kiev, aseguró más tarde que la localidad fue capturada; de su lado, en Donetsk, Eduard Basurin, vocero insurgente, confirmó que hay duros combates en la zona, así como en Shyrokyne, al oriente de Mariupol.

La ofensiva se registra al tiempo que fuerzas ucranianas luchan por retener Debaltseve, nudo de transporte al norte que los rebeldes intentan tomar desde hace semanas; el objetivo de Kiev sería debilitar el asalto sobre Debaltseve, al forzar a sus rivales a pelear simultáneamente en dos frentes.

Los choques se producen justo cuando Moscú inició ejercicios en el distrito militar fronterizo con el territorio en manos de sus aliados. Unos 2 mil efectivos, que incluyen fuerzas especiales y de inteligencia, comenzaron maniobras en paralelo a la Flota del Mar Negro, que desplegó 600 hombres en la península de Crimea, que se unió a Rusia en 2014.