Mundo

Obama pide a gobiernos africanos respetar derechos de homosexuales

En el marco de la primera visita realizada por un presidente de EU a Kenia, Barack Obama, exhortó a los gobiernos africanos a otorgar un trato igualitario ante la ley a los gay y lesbianas. En Kenia las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo están penadas con 14 años de prisión.
AP
25 julio 2015 12:16 Última actualización 25 julio 2015 12:16
Etiquetas
Obama

El presidente Barack Obama hablando con el presidente de kenia, Uhuru Kenyatta, en el marco de su visita al país africano. (AP)

El presidente Barack Obama exhortó el sábado a los gobiernos africanos a que otorguen a gays y lesbianas un trato igualitario ante la ley, una posición que sigue siendo impopular en gran parte del continente. En su reacción, el presidente keniano afirmó que el asunto no es "primordial" en Kenia, donde las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo se castigan con hasta 14 años de prisión.

Obama abordó el tema en el primer día completo de su visita a Kenia, el país donde nació su padre.

El mandatario hizo un paralelismo con su experiencia como afroestadounidense al afirmar que él está "terriblemente consciente de la historia cuando las personas son tratadas de manera diferente ante la ley".

"Ese es el camino en el que las libertades comienzan a erosionarse y las cosas malas a suceder", afirmó Obama durante una conferencia de prensa conjunta con el presidente keniano Uhuru Kenyatta.

"Cuando en un gobierno se vuelve hábito tratar distinto a las personas, esos hábitos pueden propagarse", agregó.

Kenyatta permaneció impasible y afirmó que los derechos de las personas homosexuales "no es un tema primordial en la mente de los kenianos. Eso es un hecho".

Varios políticos y dirigentes religiosos kenianos habían advertido a Obama en términos francos que cualquier apertura a los derechos de los gay y las lesbianas no sería bien acogida en Kenia.

La visita de Obama a Kenia —la primera de un presidente de Estados Unidos— era muy buscada por esta nación del este de África donde el mandatario estadounidense es considerado un hijo local. El padre difunto de Obama nació en Kenia y muchos miembros de su familia todavía viven aquí, incluyendo su anciana abuelastra.

"Esto es personal para mí", dijo Obama momentos antes. "Hay una razón por la cual mi nombre es Barack Hussein Obama".

Al reconocer que algunos kenianos están decepcionados de que Obama visitara el país hasta el séptimo año de su presidencia, el mandatario dijo en broma que no quería que el resto de África pensara que él tiene "favoritos".

Sin embargo, subrayó que preocupaba a Estados Unidos la violencia que estalló en Kenia tras los comicios de 2007.

Kenyatta afrontó acusaciones relacionadas con esa violencia en la Corte Penal Internacional aunque esos cargos fueron desechados posteriormente.

Horas antes, Obama presentó a África como un continente en avance durante la inauguración de una cumbre empresarial patrocinada por su país en Kenia. "África es una de las regiones de más rápido crecimiento del mundo", dijo Obama. "La gente está saliendo de la pobreza".

Gran parte de la visita del presidente se centra en impulsar las relaciones comerciales y de seguridad con Kenia, una economía en crecimiento que enfrenta la amenaza del terrorismo — sobre todo del grupo al-Shabab radicado en Somalia. Casi dos docenas de legisladores y 200 inversionistas estadounidenses acompañan a Obama en su viaje, que también visitará Etiopía.

En su intervención en la Global Entrepreneurship Summit el sábado, Obama anunció nuevos compromisos por importe de más de 1.000 millones de dólares del gobierno estadounidense, entidades financieras, fundaciones y filántropos. La mitad del dinero se destinará a apoyar a mujeres y jóvenes, que según Obama son quienes enfrentan obstáculos más grandes a la hora de iniciar negocios.

"Si la mitad de su equipo no está jugando, tienen un problema", dijo Obama, refiriéndose a la exclusión de las mujeres de la economía formal.

Obama fue el anfitrión de la primera edición de esta cumbre en la Casa Blanca en 2010. La conferencia de este año es la primera que se celebrará en el África subsahariana.

El presidente Kenyatta lamentó que la seguridad y otros desafíos del continente, incluido el ataque de 2013 en un exclusivo centro comercial de Nairobi, hayan creado una reputación negativa. Espera que la visita de Obama ayude a cambiar la narrativa sobre Kenia y África.

"África es la frontera más nueva y más prometedora de un mundo de oportunidades ilimitadas", dijo Kenyatta. "Atrás han quedado los días en que la única lente para ver nuestro continente era la de la desesperación y la indignidad".

Tras su intervención en la cumbre, Obama visitó una feria de innovación que destaca la labor de los proveedores que trabajan con su iniciativa Africa Power, que busca duplicar el acceso del África subsahariana a la electricidad. Mientras examinaba los paneles solares y posaba para fotos, Obama reconoció preocupación por la lentitud con la que se ha desarrollado el programa, pero agregó que pronto ayudará a millones de personas y que la construcción de este tipo de plantas lleva su tiempo — incluso en EE.UU.

Antes de una reunión formal con Kenyatta el sábado por la tarde, Obama depositó una ofrenda floral en el sitio donde estallaron bombas en la embajada de Estados Unidos en Nairobi en 1998. Obama inclinó la cabeza durante un momento y luego revisó los nombres de las víctimas, grabados en una pared de ladrillo.