Mundo

Obama pide 74 mmdd más para el gasto del gobierno

La Casa Blanca dará a conocer el lunes próximo un plan presupuestario que busca aumentar en un 7 por ciento el gasto del gobierno; la propuesta contempla que los programas de seguridad nacional recibirán un aumento de 38 mmd, mientras que en materia de gasto nacional un excedente de 37 mmdd.

AP
29 enero 2015 13:59 Última actualización 29 enero 2015 13:59
Presidente de Estados Unidos, Barack Obama. (Reuters)

Presidente de Estados Unidos, Barack Obama. (Reuters)

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama pedirá al Congreso que aumente el gasto del gobierno en aproximadamente 7 por ciento por encima de los límites de gastos establecidos, dijo la Casa Blanca el jueves, lo que seguramente provocará un enfrentamiento con los republicanos, que insisten en que hay que controlar el gasto federal.

El plan de presupuesto de Obama, que se dará a conocer públicamente el lunes, contempla 74 mil millones de dólares más que el nivel acordado con las reducciones generalizadas acordadas por republicanos y demócratas, y firmadas por Obama. La Casa Blanca dijo que la nueva propuesta de presupuesto "revierte completamente" las reducciones generalizadas al aumentar el gasto nacional e impulsar el gasto militar en una cifra similar.

Según la propuesta de Obama, los programas de seguridad nacional recibirán un aumento de 38 mil millones de dólares por encima de los límites de gastos establecidos, lo que eleva el presupuesto militar a 561 mil millones de dólares. En materia de gasto nacional, Obama pide 530 mil millones, un aumento de 37 mil millones de dólares.

"Si el Congreso rechaza mi plan y se niega a eliminar las reducciones arbitrarias, eso amenazará nuestra economía y a las fuerzas armadas", advirtió Obama en jueves en una columna de opinión publicada en The Huffington Post.

La propuesta del presidente, dos meses después que los electores sacaron a su partido del control de Senado, refleja la nueva confianza de la Casa Blanca en la economía. Los asistentes de Obama opinan que esa mejora le da al presidente credibilidad para impulsar sus prioridades de gastos, a pesar de que los republicanos siguen creyendo que el gobierno gasta demasiado.