Mundo

Obama llega a Cuba

Acompañado de su familia, funcionarios, legisladores y empresarios, el presidente de Estados Unidos arribó al aeropuerto internacional José Martí de La Habana para una visita de dos días y medio a la isla.
Notimex
20 marzo 2016 14:40 Última actualización 20 marzo 2016 17:36
obama

(Reuters)

El presidente Barack Obama llegó el domingo a La Habana, en el mayor gesto diplomático de un líder estadounidense, que busca dejar atrás un pasado de enemistad de más de cinco décadas e iniciar una nueva etapa entre Estados Unidos y Cuba.

Obama arribó al aeropuerto internacional José Martí de La Habana y se convirtió en el primer presidente en pisar tierra cubana desde 1928, cuando Calvin Coolidge visitó la isla.

El mandatario llegó acompañado de su familia, funcionarios, legisladores y empresarios para una vista de dos días y medio, en la que se encontrará con el presidente cubano Raúl Castro y empresarios.

También tiene previsto reunirse con un grupo de disidentes e incluso asistir a un partido de béisbol.

A su llegada, el mandatario estadounidense fue recibido por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, máxima autoridad de ese país que participó en la recepción de Obama.

1
 

 

obama

Obama estará en un país donde la gente ve la visita con una mezcla de esperanza y cautela el presente y futuro a poco más de un año que se acordó normalizar las relaciones bilaterales.

Horas antes, disidentes del grupo de las Damas de Blanco realizaron como cada domingo una protesta contra el gobierno, misma que fue disuelta por la policía cubana, y de la que resultaron detenidas 50 mujeres.

Mientras, autoridades llamaron a Estados Unidos a ampliar las medidas para relajar el embargo y permitir, por ejemplo, a empresas estatales cubanas entrar al mercado nacional estadounidense.

Tras su arribo y aún bajo la lluvia, el mandatario estadounidense y su familia comenzaron un recorrido por La Habana Vieja.

Posteriormente, Michelle y Barack Obama acudieron a la Embajada estadounidense en Cuba, donde tuvieron un encuentro con el personal que labora en la representación diplomática en la isla.

Luego, Obama continuó con su recorrido por la capital cubana y visitó el Museo de la Ciudad de La Habana, donde se detuvo para observar un retrato de uno de sus antecesores, Abraham Lincoln.

1
 

 

Obama en el Museo de la Ciudad de la Habana (Reuters)


En su tour por la capital cubana, Obama estuvo acompañado por el historiador Eusebio Leal.

El viaje atrapó la atención de los cubanos comunes, muchos de quienes nunca pensaron atestiguar algo así, aunque conforme avanzaba el día las calles lucían vacías.

"Esto es una cosa increíble", dijo Carlos Maza, un especialista en refrigeración de 48 años, que espera que la normalización se traduzca en la apertura de sectores como la agricultura y que se permita la importación de equipos de reparación. "Van a haber sus cambios, pero es lento", consideró este hombre que también espera hacia adelante poder visitar Estados Unidos.

Roberto Albar, un jubilado de 68 años, ve el deshielo de las relaciones como algo que conviene a ambos pueblos. "Nosotros prácticamente somos vecinos" y el sistema político de Cuba "no quiere decir que seamos enemigos", dijo, aunque fue más cauteloso con los cambios.

"Yo no he visto nada. Yo vivo ahí y eso se está cayendo", dijo mientras apuntaba hacia el edificio con la fachada derruida donde vive. "Los pobres seguimos siendo pobres".

La gente ha visto en los últimos días un verdadero frenesí en la capital con el arreglo de calles, el pintado de fachadas o el mantenimiento del Malecón, por donde se supone pasará el mandatario o su comitiva de funcionarios y empresarios.

Sin embargo, las calles se veían sin gente el domingo, cuando las familias suelen pasear por el Malecón e ir a comer o tomar un helado, salvo los guardias de seguridad, varios de ellos vestidos de civil.

Para algunos, la relación entre la gente de ambos países nunca fue el problema. "Al final los dos pueblos nunca tuvieron problemas entre sí. Siempre fue más problema de política", dijo Maite Bautista, una enfermera de 43 años.

El mandatario tiene previsto encontrarse el martes con un grupo de disidentes. Berta Soler, líder del grupo de las Damas de Blanco, dijo que había recibido la invitación y que pensaba acudir.

"Yo le diría: 'señor presidente, cuando se hace negocios ambas partes ponen condiciones y cuando se hacen negocios con un gobierno totalitario hay que poner condiciones''', comentó.

Cuba y Estados Unidos sorprendieron al mundo relanzando sus relaciones diplomáticas en diciembre de 2014 de camino a la normalización total de sus nexos. En julio de 2015 abrieron sus embajadas.

Obama reconoció que la política de sanciones aplicada contra Cuba no dio los resultados esperados de un cambio en el modelo político y busca con el deshielo fomentar lo que llamó un empoderamiento del pueblo en la isla. Pero Castro advirtió que su gobierno no está dispuesto a realizar reformas políticas.

En todo caso, más allá de esta visita, ambas administraciones reconocen que subsisten diferencias de fondo, pero que están dispuestos a dirimirlas por el diálogo.

Hasta ahora Obama usó su poder ejecutivo y a lo largo de un año y medio aprobó cuatro paquetes de medidas para aliviar las sanciones en temas como los permisos para que ciudadanos estadounidenses puedan viajar a Cuba o el uso del dólar por parte de la isla en las transacciones bancarias internacionales; pero hasta ahora no ha logrado convencer al Congreso que debe derogar las leyes del embargo.

El arribo del mandatario ocurrirá también luego de algunos anuncios que muestran el inicio de cambios impensables hasta hace poco. Por ejemplo, la empresa Starwood firmó un acuerdo el sábado para renovar y operar 3 hoteles cubanos, con lo que las cadenas estadounidenses regresan a la isla más de 50 años después de que la Revolución de Fidel Castro incautó propiedades de ese país.

La visita de Obama se extenderá hasta el martes y contempla un encuentro con el presidente Castro, ofrendas florales al líder independentista José Martí, intercambio con emprendedores, y hasta la asistencia del gobernante a un partido de béisbol entre un equipo de grandes ligas y un seleccionado local, antes de seguir su viaje a Argentina.

Con información de Reuters

Todas las notas MUNDO
Desertor norcoreano despierta y pide escuchar 'K-pop'
Así se escuchaba John F. Kennedy a los 20 años
Facebook advertirá a quienes lean propaganda rusa
Conflicto armado sigue en Colombia pese a acuerdo de paz con FARC: Amnistía
Putin logra respaldo de Irán y Turquía para nueva iniciativa de paz en Siria
Se reúnen cancilleres de Cuba y Corea del Norte en La Habana
Ecuador llama atención a Assange por injerencia en Cataluña
Familias pierden esperanza de hallar a submarino argentino
Gobierno cubano incauta 4.5 toneladas de drogas en mares durante 2017
Levantan bloqueo de Yemen y permiten asistencia humanitaria
Toma fuerza culto a la personalidad de Xi Jinping en China
Mnangagwa será investido como presidente de Zimbabue
Video muestra cómo balean a soldado norcoreano
Corea del Norte critica su inclusión en lista de terrorismo
Haitianos lamentan decisión de Trump de enviarlos de vuelta a casa
Corte de la ONU condena a Mladic por genocidio en guerra de Bosnia
Se estrella avión militar de EU con 11 personas a bordo, cerca de Japón
México, séptimo país con más pérdidas económicas por desastres climáticos
Acusan a Sayfullo Saipov de terrorismo y asesinato por ataque en Nueva York
EU impone sanciones a 13 organizaciones chinas y norcoreanas
En 2018 habría más sismos, según científicos y esta es la razón
Putin informa a Trump sobre resultado de su reunión con Assad
Cronología del largo régimen de Robert Mugabe
Bengalas no son de submarino argentino desaparecido
Venezuela detiene a seis altos directivos de Citgo acusados de corrupción